Harvey Weinstein lo ha intentado todo para tratar de librarse de la cárcel, a pesar de que la opinión pública ya le ha condenado por el centenar de casos de acoso sexual que recae sobre sus hombros. El afamado productor de Hollywood fue señalado por multitud de actrices de renombre en la Meca del cine, así como otras miembros del gremio, señalando un modus operandi muy característico para conseguir favores sexuales de sus víctimas bajo amenazas de acabar con su carrera gracias a sus inestimables contactos en la industria cinematográfica.

El juicio contra Harvey Weinstein ha durado varias semanas, pero ya ha llegado a su fin, dictándose que el productor es culpable de un delito de violación y otro de agresión, aunque se ha librado de otros tres delitos que pesaban sobre él. Aun así, se enfrenta a una condena de 29 años de cárcel, un miedo que le ha recorrido el cuerpo, provocando que finalmente terminase en un hospital ingresado.

Nada más escuchar la sentencia que le declaraba culpable, Harvey Weinstein, considerado como el hombre más odiado de Hollywood, fue trasladado al hospital de Bellevue. Así lo ha dado a conocer su abogada, que ha preferido no dar más detalles sobre las circunstancias que le han obligado a solicitar la atención médica.

Aun así, son muchos los que consideran que el juicio ha sido favorable para Harvey Weinstein, dado que los tres delitos de los que se ha librado eran considerados los más graves. Sí se ha demostrado una agresión sexual a su ayudante de producción Mimi Haleyi, a quien le obligó a practicarle sexo oral. También se ha probado una violación a la actriz Jessica Mann. Solo por esto podría estar entre rejas durante 29 años.

Sin embargo, se ha librado de tres delitos que el jurado ha considerado con pruebas insuficientes como para ser condenado. Una resolución por la que se ha librado de la cadena perpetua y que le tacha como depredador sexual, pese a su privilegiada posición en Hollywood y su reputada fama, antes de conocerse quién era de verdad.