La hermana de Kim Kardashian decidió eliminar el cine que tenía la mansión y convertirla en un estudio de pintura, la estancia de la casa donde más se relaja.


Kendal Jenner ha terminado de reformar su lujosa mansión de Los Ángeles. La hermana de Kim Kardashian ha abierto las puertas de su hogar para mostrar cómo han quedado todas y cada una de las modernas y acogedoras estancias.

Kendall Jenner ha hecho un tour por su casa con la revista Architectural Digest y ha mostrado cómo ha quedado la reforma que le ha hecho a la casa. Al contrario de lo que viene siendo habitual en el clan Kardashian, la joven ha optado por decorar su casa desde un punto muy minimalista a la par que moderno. Eso sí, en alguna que otra habitación ha apostado por algunos toques extravagantes que tanto caracteriza a la familia. Esto se debe a que las hermanas han aconsejado a la modelo a la hora de cómo reformar los baños y la cocina. Sin embargo, para el resto de rincones, la hija de Kriss Jenner contó con los prestigiosos diseñadores Kathleen y Tommy Clements.

Una auténtica casa de ensueño en la que Kendall Jenner ha cuidado al detalle para que todo saliera a la perfección para poder disfrutar de sus más de seis mil metros cuadrados.   Muebles en tonos blancos y crema y paredes sobrias invitan a la tranquilidad de cada una de las estancias de la lujosa mansión. Además, cada rincón goza del particular glamour que tanto caracteriza a la familia más polémica de Estados Unidos.

La máxima preocupación de Kendall Jenner a la hora de reformar su hogar era que al entrar en su casa se sintiera en paz y relajada, que le sirviera para desconectar de su mundo. La lujosa mansión cuenta con un salón de belleza, impresionantes armarios en los que destaca una gran cantidad de zapatos, un estudio de pintura, una bañera dorada y una gigantesca piscina. La mansión cuenta con dos habitaciones, tres baños, un comedor sin televisión para poder entablar una conversación con sus invitados, un salón de lo más amplio que preside un gigantesco televisor y una cocina-comedor con toques rurales y modernos. El dormitorio principal cuenta con chimenea doble y con enormes ventanales con vistas al jardín.

Una mansión en la que te invade la serenidad

«Mi estilo de vida implica un montón de viajes y mucho caos. Buscaba un espacio en el que poder recargar las pilas y que me transmitiera serenidad, en el que pueda desconectar y relajarme. Aquí no se celebra ninguna fiesta, me gusta encender la chimenea y varias velas, poner música y ver partidos de la NBA con mis amigos», aseguraba la joven.

Además, Kendall decidió eliminar el cine que tenía la mansión y convertirla en un estudio de arte puesto que reconoce que suele evadirse de la realidad pintando: «Me calma después de un día de lo más estresante».