Cuatro días después de que se destapase el supuesto intento de asesinato de Josep María Mainat, la colaboradora se pronuncia sobre el caso.


El caso Mainat sigue ocupando todos los titulares. Y sigue teniendo al país en vilo. Desde que se destapó que la mujer de Josep María Mainat supuestamente intentó asesinarlo, los nuevos datos sobre las extrañas condiciones en las que casi pierde la vida el excomponente de La Trinca y fundador de Gestmusic son cada vez complicados de comprender. De momento, la retorcida madeja de este mediático ‘thriller’, lejos de deshacerse, se enmaraña más cada día que pasa.

Angela Dobrowolski, estudiante de cuarto de Medicina, y esposa de Mainat desde el año 2011, está siendo investigada por un caso de tentativa de asesinato con alevosía. Supimos de esta noticia el pasado 1 de octubre, hace solo cuatro días. En un principio todo parecía un suceso provocado por un motivo económico. Pero cada nuevo detalle que conocemos sobre el caso aporta tintes cada vez más melodramáticos. En un principio se especuló con la posibilidad de que la hispanoalemana planeara el asesinato de Mainat para recibir su millonaria herencia. Recordemos que, el pasado mes de junio, le inyectó insulina a su marido mientras dormía, lo que le provocó un coma, ya que el empresario audiovisual es diabético.

«La mujer de Mainat me ha propuesto hacer brujería negra a Mainat, hacerle alguna maldad. Trató con una gente africana para hacerle vudú. Y quería abrirle la caja fuerte”, explicaba este fin de semana Alina, la ex novia de Gabriel, el escort de Dobrowolski. Si el entrañable padre de Julio Iglesias estuviera vivo no dudaría en calificar todo de «raro, raro, raro…». Es exactamente el mismo calificativo que ha utilizado Belén Esteban cuando ha comentado el caso Mainat.

Belén Esteban habla sobre el caso Mainat

Telecinco

La colaboradora ha explicado en ‘Sálvame’ cómo analiza lo que le ha sucedido a Mainat. Y es que ella padece la misma enfermedad que el productor, lo que ha dado pie a pensar, y mucho, sobre la noche en la que éste recibió las inyecciones de insulina de su mujer. «Yo soy diabética. Te puede dar una bajada de azúcar… Imagina que Miguel me está pinchando: ¡Tú te despiertas!», señalaba. A la princesa del pueblo no le cuadra que el catalán recibiera varios pinchazos por parte de su pareja sin despertarse del sueño. «¡Que te tienen que coger el glucómetro, cogerte el brazo y pincharte!», subrayaba este lunes.

Pero aún hay más aspectos del caso que no cuadran del todo a la de Paracuellos del Jarama. «¿Una chica que estudia Medicina y quiere perpetrar un asesinato se va a conectar con un ordenador que es de Mainat?», explicaba. Por otro lado, está el oscuro asunto del ‘escort’: «Se supone que la que contrata a Gabriel es Ángela. ¿Tengo que suponer que es solo Ángela? ¿Quién contrata realmente a Gabriel y a la chica rusa? ¿Quién?«. No cabe duda de que a la madrileña le intriga tanto el asunto Mainat como a tantos millones de españoles. El 1 de octubre, horas después de que la noticia saliera a a luz, mostraba su preocupación por lo que le pudo haber pasado al ex de Rosa María Sardá: «Yo soy diabética y es que esto es muy peligroso», sentenciaba. Entonces se puso en el lugar del creador de espacios como ‘Operación Triunfo’ o ‘Mira quién baila’ y manifestaba ante la audiencia lo grave que es que a un hiperglucémico se le suministre insulina.

Telecinco

En sus pesquisas sobre este truculento asunto, Belén Esteban ha señalado: «Si te vas a ir con un tío lo pagas tú. Aquí la pregunta es quién contrata. Aquí hay algo raro«, comentaba ante la atenta mirada de sus compañeros de programa. «Angela va a coger un abogado de oficio y llega con un miedo enorme», añadía. Incluso le formulaba una incisiva pregunta a la experta en sucesos invitada a ‘Sálvame’. «¿Tú crees todo lo de Mainat?».

GTRES / Telecinco

En las últimas horas, la casa de Josep María Mainat, en el barrio de Horta de Barcelona, se ha convertido en una especie de ‘Amityville’ por la que han circulado personajes de muy diversa índole. Desde la prensa que se congrega en las puertas a Alina, la chica rusa que montaba un escándalo en plena calle reclamando que le devolvieran sus pertenencias. O los agentes de policía que, el pasado viernes, se llevaban detenido a Gabriel del interior de la vivienda tras haber agredido a la soviética, quien también fue detenida por un delito leve de hurto.

La próxima persona a la que se verá saliendo de las inmediaciones será la propia Angela Dobrowolski, que debe abandonar el hasta ahora domicilio familiar este lunes. En estos momentos, el empresario audiovisual permanece en su casa de verano de Sant Feliu de Guíxols con sus dos hijos menores, a la espera de que las particularísimas ‘Crónicas Marcianas’ que protagonizan su vida personal se calmen.