Belén Esteban despidió el 2009 desde el balcón de la Puerta del Sol siendo la total protagonista de la Nochevieja de aquel año. Hacía pocos meses que había comenzado ‘Sálvame’, ella llevaba un año casada con Fran Álvarez y su vida profesional y personal iba viento en popa. O eso parecía.

Entre 2010 y 2012 la vida de ‘la Esteban’ fue un auténtico torbellino, separándose definitivamente, sometiéndose a una segunda rinoplastia y convirtiéndose en la estrella de la televisión y el cine del momento gracias al programa ‘Mira quién baila’, a su cameo en ‘Torrente’ y a la película ‘Princesa del pueblo’, pero no fue nada comparado con lo que le sucedería el año siguiente.

El 2013 fue el punto de inflexión más importante en la vida de la ex de Jesulín de Ubrique. Ese año salió publicada ‘Ambiciones y reflexiones’, la biografía en la que reveló sus problemas con las drogas. Tras su sincera confesión, la colaboradora se retiró de la televisión durante varios meses y en ese lapso de tiempo conoció a Miguel Marcos, quien hoy está confirmado como el gran amor de su vida.

Una vida plena de ‘momentazos’

En 2014 Belén pidió la nulidad de su matrimonio con Fran, pero fue un año después cuando entró (y ganó) en ‘GH VIP’ y descubrió la gran traición de su vida: la de su amigo, mánager y prácticamente hermano Toño Sanchís.

Tras descubrir el doble juego de su representante, que estuvo años quedándose con el dinero que le correspondía a ella, en 2016 la de Paracuellos del Jarama comenzó una guerra judicial sin precedentes en la que ha salido victoriosa de cada una de las batallas, habiendo terminado hace solo unos meses.

En los últimos tres años la vida familiar de Belén ha sido el eje de su día a día. Su hija Andrea cumplió la mayoría de edad en 2017, pero la joven mandó un comunicado en el que pedía a la prensa seguir siendo anónima, algo que se está respetando. También en ese momento la propia copresentadora de ‘Sálvame’ dejó de hablar en público de su niña. Por otro lado, anunció su boda con ‘su Migue’ y el enlace fue uno de los momentos más felices de su vida.

En resumen: en la última década Belén Esteban ha vivido un fracaso sentimental, el éxito profesional, ha confesado el secreto más duro de su vida, ha superado importantes problemas de salud, ha fulminado al enemigo más inesperado que se podía imaginar, ha encontrado a su gran amor y observa atenta como su hija pasa de niña a mujer. ¿Alguien da más?