Anita Matamoros no termina de tener suerte en lo que tiene que ver con los quirófanos. En lo que respecta a su pecho ha sido intervenida hasta en tres ocasiones y ahora le vuelve a tocar el turno, aunque por un motivo bien distinto. La influencer ha sido operada de un problema bucodental y es que desde hace años arrastra un problema en uno de sus dientes, el cual perdió tras una mala caída cuando solo era una niña. Desde entonces, ha habido parches, pero ninguno ha funcionado como solución definitiva. «Hoy me opero de la boca, otra vez. De lo mismo de siempre, el injerto de hueso, de encía… Los próximos días estaré un poco pachucha. Espero que esta sea la última operación, cruzo los dedos«, comenzaba diciendo la joven.

Anita Matamoros diente operada
Redes sociales

A pesar de que la prescriptora de moda intenta ser positiva, solo desea por fin zanjar esta historia que tantos quebraderos de cabeza le ha traído a su vida. Un mal golpe provocó que se quedara sin nervio y sin diente y, aunque le han hecho injertos de hueso, estos no han funcionado. «Se me perdió el 70% de lo que me pusieron», ha dicho Anita Matamoros. El camino no ha sido fácil y es que previamente, el hueco donde no había diente «se iba hundiendo más». «La encía se iba retrayendo. Se me estaba poniendo de un color oscuro y, si lo dejas pasar, acabas perdiendo el hueso», apuntó Anita Matamoros.

En 2020 comenzó a dar pistas de este problema en sus redes sociales, el cual volvió a tocar su puerta durante el confinamiento, pues volvió a darse un golpe de nuevo. «Me tuvieron que operar de urgencia porque desde hace muchos años llevo un diente falso. No es un implante y en muchos sitios se me notaba mogollón. Me tenían que poner un implante pero antes me tenían que rellenar con hueso. Me cancelaron la cita con todo esto del coronavirus, me di un golpe en casa y así estaba ayer antes de operarme», aseguró hace meses en su Instagram.

Anita Matamoros nueva casa
Gtres

Lo que desea es que los expertos le realicen una cirugía para remplazar su diente con implante dental, el cual es una muy buena opción cuando hay falta de raíz natural. Sin embargo, la operación de Anita se ha complicado debido al hueso trasplantado, ya que hay que esperar que este crezca para soportar el implante, lo que ha retrasado este proceso tan tedioso para ella. 

Tras la intervención quirúrgica Anita Matamoros no ha dado señales de vida. La joven está descansando e intentando recuperarse, eso sí, teniendo claro un deseo en su cabeza: quiere que esta vez todo salga bien. La vida le sonríe, pero ella solo espera que, por fin, den con la tecla y ella pueda olvidarse de este problema de salud que tantas veces le ha hecho ponerse en manos de médicos.