La sevillana ha confesado que tras la boda sucedió algo que marcó un antes y un después: «Me pasa a mí algo y lo paso yo sola. Y seguimos para adelante. Y ahí es cuando yo me noto rara».


Anabel Pantoja ha confirmado la triste noticia. Su matrimonio con Omar Sánchez ha llegado a su fin. La colaboradora de ‘Sálvame’ se ha sentado en el plató del programa para contar su verdad: “Confirmo que hay ruptura. Entiendo que para todos vosotros sea un shock, para mí lo han sido estos meses que he estado pensando y valorando”.

Al arrancar la entrevista con Jorge Javier Vázquez ha mostrado su agradecimiento. «Quiero daros las gracias por el respeto que habéis tenido y a los compañeros, porque la noticia es un shock para todos y han sabido comprenderme, no me han juzgado. Gracias por cómo habéis tratado el tema. Hoy tengo que decir que muchas gracias porque es difícil y me lo estáis haciendo fácil», decía.

«Lo primero que quiero contar es que soy yo la que toma la decisión. No sé cómo le llega a Kiko Matamoros... Evidentemente, al ser una persona conocida hay cosas que se saben», decía. «Tenemos crisis y enfados de pareja, pero no voy a entrar en eso porque es una cosa de Omar y mía. Hay un momento en el que veo que no avanzo y que ni para arriba ni para abajo. Yo estoy tocada, y él también. No es que Omar se me quede pequeño. Él es un gran hombre y a lo mejor la que no ha estado a la altura he sido yo, pero he visto todo muy dormido».

«En la boda estábamos al 60%»

«Cuando él vuelve de ‘Supervivientes’ yo quiero movimiento, de trabajo, de todo», proseguía la sevillana. «Él tiene sus proyectos en la escuela. Estaba todo muy dormido, muy parado«. Anabel ha recordado que tras el paso de su novio por Honduras se le ocurrió la idea de casarse: «A mí se me ocurre irme a La Graciosa con unos amigos. Le dije: ‘Vámonos los cuatro, fue lo que me salió del corazón’. A mí siempre me ha hecho ilusión vestirme de novia, con mi familia. No fue en Sevilla con toda mi familia, pero es lo que yo deseaba. Replanteo la boda. En la boda yo… no voy a contar cosas que me pasaron íntimamente. Pero esa semana fue una montaña rusa, no solo por el fallecimiento de mi abuela. Hubo prohibiciones, hubo malos entendidos, hubo cosas con mi primo Kiko… Yo estaba ahí dándole y dándole… Aquello va lento«.

Anabel ha dejado claro que siempre imaginó su futuro al lado de Omar: «Mi mundo lo veía con él allí». El desgaste por organizar la boda y lo que pasó en su familia tras fallecer la matriarca le pasó factura. «Yo me cargué a los hombros la boda, organicé todo. Me tragué todo lo que pasó… Él estaba bien y preocupado. Yo no llegué a plenitud a la boda. Estábamos al 60%».

Telecinco

La colaboradora ha revelado que tras el enlace le sucedió algo que marcó un antes y un después: «A mí me pasa algo personal, independientemente de lo de mi abuela, y eso me marca. Me pasa a mí algo y lo paso yo sola. Y seguimos para adelante. Y ahí es cuando yo me noto rara».

Tras la vorágine del casamiento llegó un periodo de calma en el que pudo pensar sobre muchas cosas: «Cuando regreso a mi casa tenía ganas de descansar. Me siento en el sofá y piensas: ‘Ahora viene lo guay’. No nos pudimos ir de luna de miel porque teníamos muchos compromisos. Y por su parte lo que vi fue una relajación plena. Es lícito, pero yo tenía que tener algo más». La andaluza ha contado cómo pasaron de la euforia previa a la boda a estar en casa cada uno mirando el teléfono móvil. No era solo firmar la fiesta y ya está. Tenía que seguir la vida… Entre nosotros había distancia. Lo hablamos e intentamos arreglarlo. Claro que estábamos distanciados».

«Omar no ha entendido muchas cosas de este mundo»

«Él venía de un concurso, tenía nuevas amistades. Viene con otros proyectos profesionales. Estábamos juntos, pero yo en la izquierda y él en la derecha. Le di un toque de atención y ahí pusimos la tirita. Le dije que no íbamos a ningún sitio. Por ponerte un ejemplo, conozco más sitios de Canarias que él. A él le cuesta más hacer cosas. Me enamoré de él así, que conste». Asimismo, ha aclarado que no ha habido terceras personas: «Quiero dejar claro que yo he venido a Madrid únicamente a trabajar. No he venido aquí a nada más». Sí ha echado en falta mayor vida en común con su marido: «No me gusta salir de fiesta, pero me gusta salir a comer, quedar con los amigos. Yo he venido a Madrid a fiestas, a presentaciones… Omar no ha entendido muchas cosas de este mundo».

Anabel Pantoja posado
© Gtres.

Después de tomarse un tiempo de descanso regreso a ‘Sálvame’ «porque tenía que trabajar y porque lo necesitaba». Pero al volver a la rutina seguía sintiendo que algo no iba bien. En una conversación definitiva con Omar, Anabel le pide un tiempo para reflexionar. «Le quiero como a nadie, y no quiero que le roce ni el aire. Y delante de mí nadie hablará mal de él. Es verdad que en Fin de Año lo pasamos separados porque hubo una pequeña disputa. Menos mal que hubo tres personas importantes que decidieron pasarlo conmigo».

Anabel Pantoja ha roto con Omar Sánchez por desamor: «A mí se me fue…»

Sincera, la sobrina de Isabel Pantoja ha admitido que al comienzo del año todo era distinto. «Ya no me notaba igual. Me preguntó si hay una tercera persona y le respondí la realidad. Las conversaciones, los móviles... Todo eso me ha hecho reflexionar, pero ahora mismo hay cariño y hay afecto, pero no hay más. Él me decía que por favor me lo replanteara. Yo le dije ‘no puedo estar aquí dándote un abrazo y dándote un beso sin…», ha relatado. «Él a mí me ha salvado. Me he sentido querida, me he sentido adorada, pero después de la boda no es que no me sintiera querida. Es que a mí se me fue».

Telecinco

Ahora le cuesta saber qué le deparará el futuo. «Tenemos cosas en común y no quiero dejar de verlo. Me gustaría compartir momentos, porque tenemos amigos en común. Él me ha pedido tiempo. Estoy mal, sí», ha confesado. «La despedida ha sido dura. Quise que fuera buena, para no acabar mal. Y él, a pesar de tener roto el corazón, él me quiere. Le recordé lo bueno. Lo malo, ¿para qué? Le dije: ‘Mira lo bueno’. Nos dimos un abrazo y le dije que se cuidara mucho de toda la gente que se le va a acercar».

«Supongo que mi tía me va a llamar»

«A lo mejor en el futuro me reencuentro con Omar, pero tengo pavor de entrar en esa casa sola. Pero lo tengo que hacer», añadía. De ahora en adelante espera seguir contando con el apoyo de su gente. Incluida Isabel Pantoja: «Supongo que mi tía me va a llamar, claro que sí. Siempre lo ha hecho. Y si me tiene que reñir lo hará. La gente que me quiere me dice lo que piensa.

Vídeo: Europa Press

 

¿Cuándo se casó Anabel Pantoja con Omar Sánchez?

La sobrina de Isabel Pantoja y Omar Sánchez contrajeron matrimonio el 1 de octubre de 2021 en la isla de La Graciosa