Alicia, la joven con la que el DJ fue desleal a Irene Rosales, se ha sentado en ‘Sálvame’ para contar su versión de los hechos: «Todo esto está mal».


Dos días después de que Kiko Rivera se sentase en ‘Sábado Deluxe’ para hablar públicamente se su deslealtad a Irene Rosales con una joven llamada Alicia, ésta ha pisado un plató de televisión para contar cómo fue su relación con el hijo de Isabel Pantoja.

Silvia, de 26 años, conoció al sevillano en la discoteca que él regenta en el centro de Sevilla. Su relación siempre fue estrictamente profesional, pero hubo un acercamiento entre ellos a raíz de las Navidades. «Nos conocemos en la cena de empresa. Yo lo había visto antes en la discoteca, pero sin contacto. Él subía arriba, se iba y ya está. Se hace la cena de empresa y estamos todos allí, los empleados.. De allí donde comimos nos fuimos a otra discoteca», ha relatado en ‘Sálvame’.

«Empezamos a hablar por Instagram»

Lo joven ha aclarado que Kiko nunca le hizo insinuaciones. Su primera toma de contacto fue en aquella cena navideña. «Estuvimos allí y salimos los dos a fumar. Era invierno y yo tenía frío y él me dijo: toma la chaqueta. Yo le dije: ‘Me encanta la chaqueta’. Él me dijo: ‘Te la regalo’, así que me la llevé a casa. Esa noche él me escribe para decirme que me quedara con la chaqueta. Ahí es donde empieza todo. Empezamos a hablar por Instagram», ha contado.

Telecinco

A partir de ahí, las comunicaciones empezaron a ser más fluidas. No eran conversaciones «largas», ni tenían lugar «todos los días», ni las consideraba «de pareja», pero sí eran «de tonteo», «sobre todo por su parte». De Kiko le atrajo su personalidad. «Me gustaba su manera de ser. Kiko es una persona 10, pero para tener algo con él no», ha aclarado.

«No llegamos a nada»

La sevillana ha contado a Jorge Javier Vázquez que el motivo por el que se ha animado a contar lo que la unió en su momento a Kiko Rivera es para poner punto y final a los comentarios. Porque su presencia ante las cámaras ha tenido lugar en son de paz: «No he venido para remover nada. No quiero que esto vaya a más. He dado el paso de venir para zanjar este tema y ya está».

Según la joven, la cosa nunca fue a mayores. «No hizo falta decirle que no. Él seguía hablando conmigo. No llegamos a nada». Asimismo, considera que Kiko en el ‘Deluxe’ «en parte fue sincero. Reconoció que había estado tonteando conmigo y que no habíamos llegado a nada».

Telecinco

El relato de Alicia no terminaba de convencer a Jorge Javier. Menos aún cuando José Antonio León, reportero del programa, aseguraba que la chica solo estaba contando «un 10%» de lo había pasado. «¿Hubo algún encuentro?», le preguntaba el presentador. «No te voy a responder a eso porque encuentros hemos tenido. Sí que tuvimos encuentros». Los colaboradores del programa rápidamente comentaron que había abierto un melón, pero ella no quiso proseguir. «No voy a contar lo que pasó», decía.

Irene Rosales puso el freno al flirteo: «Me escribió pidiéndome que no me metiera en su matrimonio»

Alicia ha detallado que Irene Rosales intervino para pedirle que diera un paso atrás en su flirteo con Kiko Rivera. «Me escribió pidiéndome que no me metiera en su matrimonio y no entendí su dolor y desaparecí. Nunca quise hacerle daño», sentenciaba. «Irene me escribe por Instagram. Me lo imaginé porque él se mensajeaba conmigo y lo puedo llegar a entender. Fue correcta y yo lo entendí. Yo le respondí correctamente también», añadía.

«Yo no tenía intenciones con Kiko»

Cuando vio a Kiko Rivera romperse en ‘Sábado Deluxe’ no lo pasó nada bien. Siente aprecio por el Dj y le afectó verlo «hundido». «Me sentí mal porque todo esto está mal», admitía. «La entrevista me dio mucha pena porque él es una buena persona. Es una persona 10 y su mujer también. Me sentí mal al verlo así porque soy yo la que estoy en medio de esto. Y no porque yo quiera. Esto no lo he sacado yo», recordaba. «Me he sentido mal desde que Chabeli soltó el boom». Incluso ha revelado que la gente de su entorno le advirtió que se estaba meriendo en terreno peligroso. «Los compañeros sabían me decían que tuviera cuidado, pero yo no tenía intenciones con Kiko y él a lo mejor tampoco».