La reina Matilde de Bélgica es la primera de la realeza en usar la mascarilla a juego con el atuendo. ¿Pero cómo la llevan Letizia, Máxima, Rania, etc?


La reina Matilde de Bélgica ha retomado sus compromisos oficiales con mucha fuerza una vez que se ha ido desescalando durante la pandemia. Aunque eso no significa que se deban relajar las costumbres. Al contrario, toda precaución es poca. La esposa del rey Felipe ha tomado buena nota y, al igual que el resto de ciudadanos, debe llevar la mascarilla protectora para evitar posibles contagios del virus. Ya viene siendo habitual verla con este elemento en todas sus apariciones públicas, pero ahora ha decidido avanzar un paso más y personalizarlo según su estilo dado que es inevitable. Así lo hemos podido comprobar durante su último acto para inaugurar una exposición sobre el pintor Van Eyck en la ciudad de Brujas.

Matilde de Bélgica eligió un vestido con estampado de hojas en azul, muy de su corte preferido, con solapas por arriba y falda midi por abajo, ceñido con cinturón. La sorpresa vino por un complemento algo inesperado. La mascarilla. Y es que se puso una a juego con el modelo. Es de la firma belga Natan, su favorita para muchas ocasiones, y con la que tiene tanta confianza como para que le hayan confeccionado la mascarilla con la misma tela del vestido.

La reina de los belgas se desplazó hasta el Museo Groeninge en Brujas para disfrutar del arte del pintor flamenco Van Eyck, que dieron esplendor a su país en los siglos XV y XVI. No fue la única actividad del día para ella, quien después visitó también el renovado Museo Gruuthuse. Finalmente Matilde acudió a una empresa de cátering local para interesarse por su situación a raíz de la crisis sanitaria de la Covid-19.

Matilde de Bélgica aprovechó para tomarse un café relajadamente sentada a una mesa con sus acompañantes y, de paso, quitarse la mascarilla. Que podía ser muy fashion, pero no podemos negar que da calor y es inoperativa a la hora de beber… La soberana parecía sentirse aliviada al desprenderse de ella.

Se puede decir que Matilde ha tomado la delantera al resto de damas de la realeza en apostar por la mascarilla como un nuevo complemento de moda. De hecho, esta no era la primera vez que lo hacía. En mayo escogió un conjunto de pantalón en naranja con su mascarilla al tono.

Puede parecer frívolo, ya que lo que importa es su valor para la salud, pero muchos ciudadanos de a pie también lo han adoptado como una autoafirmación para definir un look tanto como un pañuelo o un bolso. Ya que hay que taparse la mitad del rostro, al menos que sea con estilo, cada uno según sus preferencias dependiendo de los estampados del tejido. La ola ha llegado a las casas y muchas personas incluso se fabrican sus propias mascarillas. Matilde de Bélgica tiene la suerte de que se la haga una importante marca de moda. Las otras reinas y princesas que también tienen que llevarlas parece que todavía no se atreven tanto como ella…