La princesa Magdalena, hija menor de los reyes de Suecia, celebra su equilibrio como madre, profesional y royal en su nueva vida en Estados Unidos.


La princesa Magdalena, la menor de los tres hijos de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, cumple 38 años. Lo hace lejos de su familia, viviendo al otro lado del Atlántico y por ese motivo sin un papel demasiado activo dentro de la realeza. Pero eso no significa que la joven se haya olvidado de su país… ni a la inversa. Durante años fue la ‘niña de los ojos’ del país escandinavo. Rubia, de ojos azules y sonrisa encantadora, su belleza no pasó inadvertida a partir de su adolescencia y sus idas y venidas comenzaron a ser objeto de interés, no solo en Suecia, sino también en el resto del mundo. Magdalena era el prototipo de princesa sexy y simpática, acorde con los nuevos tiempos. Los años han pasado y la princesa ha madurado: se casó, es madre de tres hijos y sus cometidos son de lo más diversos, enfocados sobre todo en la beneficiencia. ¿En qué ha cambiado?

Magdalena Teresa Amalia Josefina (su nombre completo) nació el 10 de junio de 1982 en el palacio de Drottningholm, después de sus hermanos Victoria y Carlos Felipe. En su momento fue tercera en la línea de sucesión al Trono, aunque ahora ocupa la séptima posición, tras sus hermanos y sobrinos. Pasó una temporada en Londres estudiando y perfeccionando su inglés. Después regresó a su país y se graduó en Historia del arte, Etnología e Historia Moderna en la Universidad de Estocolmo, que completó en 2007 con Psicología Infantil. Deportista y amante de los caballos, hasta un nivel casi profesional, patrocina un premio de equitación con su nombre.

Durante todo este tiempo, la vida amorosa de la princesa Magdalena siempre estuvo bajo el foco movido, sin duda, por su innegable atractivo. La joven era captada a menudo luciendo tipazo en biquini durante sus vacaciones de verano… Sin embargo, ha sido una mujer de pocas relaciones. En 2002 comenzó a salir con el abogado sueco Jonas Bergstrom, con el que estuvo ocho años. La pareja llegó a anunciar su compromiso el 11 de agosto de 2009, pero todo se torció y unos meses más tarde, en abril de 2010, la Casa Real dio a conocer que el noviazgo se rompía a causa de una infidelidad del joven. Fue el punto más oscuro en la vida de la enamorada princesa, quien tuvo que superar esta enorme decepción.

Chris O’Neill llegó al año siguiente para encender de nuevo su corazón. Un financiero británico-estadounidense con el que convivió antes de casarse en Nueva York, la ciudad en la que él trabajaba. El 8 de junio de 2013 se casaron y se dieron prisa en formar una familia. Ya son padres de tres hijos: Leonore (6), Nicolás (5) y Adrienne (2). Es una familia errante, que de Nueva York se mudó a Londres y luego a Miami (Florida), donde reside en la actualidad. Allí Magdalena soplará las velas por su 38 cumpleaños, a la espera de poder volver a cruzar el charco para ejercer de princesa. ¡Felicidades!