La mujer del príncipe Alberto de Mónaco se ha refugiado en el palacio Roc Agel para terminar con la recuperación de la enfermedad.


Charléne de Mónaco continúa con su recuperación después de unos meses angustiosos. La mujer del príncipe Alberto de Mónaco necesita paz y tranquilidad, por lo que ha elegido un lugar que le ofrezca todo esto. Para ello, está pasando estas semanas en el palacio Roc Agel, una casa de campo que ha sido la residencia de los Grimaldi. Esta residencia se encuentra en la ciudad de Peille, en plena frontera con Francia. Ahí es donde se ha instalado ahora Charléne, según publica la revista Gala.

Este es un lugar especial para la familia y el hecho de que esté retirada es la característica que ha hecho que Charléne quiera instalarse en esta residencia. Se trata de una fortaleza con vistas al Principado. Fue construida en 1957 por el príncipe Raniero III. La vivienda está situada en un terreno de 56 hectáreas con cultivos ecológicos. En 2015 fue reformado pero al poco tiempo volvió a sufrir una reforma por Charléne, que quiso darle un giro a la decoración. Así lo publica ABC.

Charlène de Mónaco se refugia en la residencia Roc Agel

Para Charléne este es un lugar especial. Siempre ha mostrado el cariño tan especial que siente por esta residencia. Esto le ha llevado ahora a elegirlo como el lugar perfecto para recuperarse del todo después de muchos meses duros, en los que su salud se ha resentido. Ahí siente calma y paz.

Este lugar es el que ha elegido Charléne de Mónaco como refugio, pero lo cierto es que para el resto de la familia de su marido no es el mejor lugar. Y es que Grace Kelly, acompañada de su hija, Estefanía de Mónaco, venía de este lugar ese fatídico 13 de septiembre de 1982, fecha en el que sufrieron un accidente de coche y que acabó con la vida de la actriz.

Una recuperación que se ha alargado más de lo que se esperaba

A mediados del mes de marzo, la noticia de que Charléne de Mónaco había vuelto al Principado alegró a muchos, ya que podía significar que se encontraba mucho mejor y que su vuelta al trabajo estaba cada vez más cerca. Fue el pasado mes de noviembre cuando, por decisión propia, puso rumbo a un exclusivo centro en Suiza para recuperarse «de un estado de profunda fatiga general». Una decisión que tomó después de haber pasado seis meses en Sudáfrica, su país natal. Allí contrajo una grave infección de oídos, garganta y nariz que derivó en varias operaciones y en sus problemas de salud actuales.

Charlene de Mónaco todavía no ha reaparecido en un acto público

Gtres.

Mientras que Alberto de Mónaco continúa con sus compromisos, Charléne permanece en el Palacio Principesco de Mónaco Roc Agel. Hace unos días, el Príncipe tenía previsto acudir a un evento muy especial y no ha estado solo. El hecho de que su mujer no pueda estar todavía con él no ha hecho que vaya solo o que cancele su asistencia. El príncipe se ha llevado a sus hijos a un concierto por el Día de San Patricio a cargo de estudiantes de la Academia de Música y Teatro de la Fundación Príncipe Rainiero III de Mónaco. Este concierto tuvo lugar en la Biblioteca Irlandesa Princess Grace. Los alumnos, antes del recital, no perdieron la oportunidad de fotografiarse con Alberto de Mónaco y sus dos hijos, Jacques y Gabriella. Los pequeños se convirtieron en los protagonistas absolutos durante el concierto con motivo del Día de San Patricio.

Lo cierto es que en Mónaco no es un día festivo. Sin embargo, los hijos de Charléne y Alberto pudieron acompañar a su padre, ya que tienen bastante flexibilidad para asistir a los actos oficiales. Desde hace unos meses están estudiando desde casa, lo que les da más flexibilidad a la hora de acudir a actos oficiales junto a su padre. Mientras los tres disfrutaban del recital, Charléne estaba la residencia de verano de los Grimaldi, su refugio, donde permanece recuperándose. De momento no hay fecha fijada para que recupere sus compromisos institucionales y reaparezca en un acto público, pero parece que está cada vez más cerca.

¿Cuándo se casaron Alberto y Charlène de Mónaco?

La pareja se casó por lo civil 1 de julio de 2011. Un día más tarde, el 2 de julio de 2011, se dieron el "sí, quiero" de forma religiosa en el palacio Grimaldi de Mónaco arropados por 3.500 invitados.