Este lunes 25 de enero Charlène de Mónaco, esposa de Alberto de Mónaco, cumple 43 años y lo hace tras unos meses en los que se ha transformado.


Este lunes 25 de enero Charlène de Mónaco cumple 43 años y lo hace en su momento más transcendental. A pesar de que los seguidores del Príncipe Alberto permanecían confusos por los tumbos que iba dando la exnadadora sudafricana, lo cierto es que el 2020 ha supuesto un antes y un después para ella. En los últimos meses ha pasado de estar completamente desaparecida tras dar positivo su marido en coronavirus, a conceder entrevistas hablando de su plano más íntimo. De un extremo a otro en muy poco tiempo, un giro que ha sorprendido a muchos. El más impactante y novedoso es su cambio de look y es que se rapó la cabeza hace tan solo unas semanas. Precisamente, sobre ello ha charlado y le ha restado importancia, pues, aunque hay quien apuntó a un acto de rebeldía, ella aclara que solo es cuestión de estilo. «Este corte de pelo fue mi decisión. Parece que provocó todo tipo de comentarios, pero lo quería desde hacía tiempo. Me gusta el estilo, eso es todo», ha dicho la propia Charlène después de un aluvión de críticas.

© Gtres.

A pesar de que en los últimos años numerosos medios hacían hincapié en que ella siempre apostaba por un segundo plano, ella ahora insiste en que está al lado de Alberto de Mónaco pase lo que pase. Él ha sido demandado por una estrella erótica, que asegura tener un hijo, fruto de una relación con él, un escándalo sobre el que Charlène se ha pronunciado indirectamente. Otro nuevo paso al que no estábamos acostumbrados y con el que se evidencia un gran cambio por su parte. «No importa qué, estoy mil por ciento contigo. Te apoyaré en todo lo que hagas, en los buenos o en los malos tiempos. Antes de casarnos eras mi amigo, mi guía, me protegiste (…) Siempre estaré a tu lado, te protegeré», dice ella. Así deja claro que por muchas polémicas que empañen su vida, ella siempre será un hombro en el que apoyarse.

Redes sociales

La esposa del Príncipe Alberto ha sufrido dos pérdidas este año, lo que le habría hecho reflexionar mucho acerca de cómo afrontar su vida. Eso sí, no ha evitado ni escondido su tristeza en algunos actos públicos. «La gente es muy rápida para decir, ‘Oh, ¿por qué ella no sonríe en las fotos?’. Bueno, a veces es difícil sonreír. No saben lo que está pasando en el fondo», ha comentado al respecto. Tras una etapa muy difícil, su comportamiento ha cambiado incluso con su esposo. Mucho más afectuosa que en los primeros años, Charlene en la actualidad sí que intenta demostrar estar al lado de Alberto de Mónaco. Quiere huir de los rumores que les distanciaban y que dudaban de la solidez su relación, más aún si se tiene en cuenta que viven en residencias separadas o que la luna de miel la pasaron en hoteles distintos. Su matrimonio no ha sido idílico, no obstante, continúan adelante.

En sus redes Charlène también ha aprovechado para mostrar otra cara, la más familiar. Ahora mucho más activa en su Instagram, la Princesa postea fotografías junto a sus hijos y su marido, compartiendo así con sus seguidores alguno de sus momentos más personales.