La Reina Letizia ha llegado este lunes a Nuakchot «para iniciar allí un viaje de Cooperación en el que conocerá el trabajo que la Cooperación Española desarrolla en Mauritania para las áreas de salud, gobernabilidad e igualdad de género, desarrollo rural y seguridad alimentaria», según señala la Casa de Su Majestad el Rey. Nada más aterrizar la ha sido recibida por la primera dama, Mariam Mint Ahmed. Allí se ha dejado ver luciendo el chaleco rojo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En esta ocasión no optado por ninguno de los ‘outfits’ favoritos de su fondo de armario. Viaja en calidad de cooperante y como tal se ha presentado.

Este es el séptimo viaje de cooperación que Letizia realiza desde que Felipe VI fue proclamado rey en el año 2014. El primero que hizo fue en el 2015, cuando se desplazó a Honduras El Salvador. Después estuvo en Senegal, República Dominicana y Haití, Mozambique, Honduras de nuevo en 2020, Paraguay y ahora Mauritania. Por lo general, intercalar los viajes a África con los de Centroamérica. Cabe recordar que en 2021, su viaje a Paraguay, -al igual que en esta ocasión-, estuvo marcado por la insistencia de la reina de llevar el chaleco de cooperante internacional. Una prenda que no se quitó casi en ningún momento. Llegó incluso a ponérsela en el almuerzo que ofrecido por el presidente del país y la primera dama. Tampoco se desprendió de sus botas de piel. Las mismas con las que la hemos visto a su legada a la capital de Mauritania.

Letizia fiel al legado de la Reina Sofía en sus viajes de cooperación

Doña Letizia realiza sus viajes como cooperante como parte del legado dejado por su predecesora, la Reina doña Sofía. De ella heredó estos desplazamientos de carácter humanitario, que que la emérita realizaba tradicionalmente en su labor de representación de la Corona española en calidad de consorte. Desde hace ocho años, Letizia asume estas funciones siguiendo su «impagable ejemplo», tal y como anunció el día de su compromiso con el rey, el 1 de noviembre de 2003.

Reina Letizia (2)
Casa de S.M. El Rey

Tras el uniforme de cooperación que luce la Reina Letizia se esconde toda una declaración de intenciones. Su objetivo es claro: desea que el viaje esté centrado en las acciones humanitarias, y no en la ropa que luce, que suele ser el centro de atención en cada uno de sus compromisos de agenda. Algo parecido sucede con su pelo, que lleva suelto y liso, simple a más no poder, para que ningún detalle de su atuendo desmerezca lo que es verdaderamente importante. En otros viajes de cooperación ha optado por la coleta, pero en cualquier caso la sencillez es la que marca el compás de su vestimenta.

El viaje a Mauritania es también la primera visita de Doña Letizia a un país del Magreb y del Sahel. Con ella se persigue que España pueda poner en valor la solidaridad con este vecino africano, con el que hay relaciones de cooperación desde hace 30 años.

Reina Letizia (3)
Casa de S.M. El Rey

Cabe recordar que la población de Mauritanaia, un país rico en recursos naturales, es muy pobre y la corrupción y las violaciones de Derechos Humanos son constantes. Es un país clave para la Cooperación Internacional española y la AECID actúa allí desde el 1995, cuando se pusieron en marcha los primeros programas para erradicar la pobreza. En el 1998 las acciones de cooperación dieron un salto cuando se estableció una oficina técnica que permitió ampliar las iniciativas de apoyo en el territorio. Desde entonces se ha trabajado para mejorar los procesos democráticos, la promoción económica de los grupos más vulnerables, en especial en las áreas rurales, y la ampliación de servicios básicos, sobre todo en el ámbito sanitario.

Está previsto que Letizia permanezca en tierras africanas hasta el próximo 2 de junio. Durante las próximas 48 horas conocerá los programas implantados en las áreas de salud, gobernabilidad e igualdad de género, desarrollo rural y seguridad alimentaria de España en Mauritania.

Reina Letizia (1)
Casa de S.M. El Rey