Pablo Urdangarin ha copado titulares en Francia al incluirle en un ranking de solteros de oro. Así definen al hijo de la infanta Cristina fuera de España


Pablo Urdangarin es uno de los grandes desconocidos del entorno real en España. El hijo de la infanta Cristina siempre se ha caracterizado por ser un joven tímido que, de manera inesperada, vio cómo sus progenitores en muy poco tiempo se pusieron en el ojo del huracán por cuestiones judiciales. No ha sido fácil para él ni tampoco para sus hermanos que su padre, Iñaki Urdangarin, entrara en prisión, sin embargo, todos han tratado de continuar con su vida. Pablo fichó hace más de nueve meses por el equipo de balonmano HBC Nantes, profesión en la que se mueve como pez en el agua. Allí, precisamente, se ha convertido en el foco de atención de un medio francés por un motivo inesperado.

El nieto del rey Juan Carlos solo tiene 19 años, pero ya es, según ‘Point de Veu‘, uno de los solteros de una gran lista a los que a día de hoy hay que seguirles la pista, no obstante, él tenía un lugar privilegiado en la misma, pues era el único español al que incluyeron. En este artículo que mencionamos la publicación pregunta «¿Quiénes son los solteros más destacados de la élite?» y a su vez responden sin titubeos con nombres pertenecientes a la alta sociedad como Maria Francisca de Portugal, la condesa Eloisa de Holanda o la princesa Louise d’Orléans.

Pero su nombre no es lo único que hace referencia a Pablo Urdangarin, sino que el citado medio también ha hecho una descripción sobre el joven. Tienen claro cuál es su actitud ante los medios, así como el objetivo profesional que le acompaña día a día: «Discreto y serio, Pablo Nicolás es un joven decidido a vivir de su pasión por el balonmano». De manera inevitable, hacen mención a su padre, Iñaki, quien actualmente se encuentra en la cárcel de Brieva. Comentan que sigue la estela de su progenitor en el deporte, ya que “nunca ha ocultado su ambición de seguir los pasos de su padre al convertirse en uno de los mejores jugadores de su generación”. Y, por otro lado, puntualizan cómo ha sido su vida, en especial, desde que saltara a la palestra el escándalo del caso Nòos: «Protegido de la curiosidad de los medios de comunicación como sus hermanos Juan, Miguel y su hermana Irene, pasó su adolescencia en Ginebra, lejos del alboroto que agitó a España”.

A Pablo le tildan de «el orgullo de su familia«, todo un valor del que puede sentirse muy orgulloso. El joven ‘voló del nido’ y dejó la ciudad en la que residía con su familia, Ginebra, para vivir en una residencia de deportistas en Hannover. El equipo TSV Hannover-Burgdorf se había fijado en él hasta tal punto que le fichó para jugar con ellos, no obstante, eso fue tan solo el principio. De ahí pasó al HBC Nantes y es que sus miras profesionales eran muy altas.

El hecho de vivir a tantos kilómetros ha permitido a los cuatro hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin que vivan alejados de las turbulencias que ocasionaron sus problemas con la Justicia Española. Nada que ver, por ejemplo, con la vida que han podido seguir en España sus primos, Froilán o Victoria Federica, a los que se ha seguido los pasos frecuentemente y sobre los que hemos conocido incluso parejas sentimentales como Mar Torres o Jorge Bárcenas.

Los últimos meses no han sido fáciles para él. El confinamiento golpeó fuertemente al deporte, el cual se vio detenido por culpa del coronavirus. El pasado 10 de marzo el equipo en el que ejerce de extremo izquierdo suspendió la venta de entradas como medida extrema para vencer al virus, pues se prohibieron reuniones y partidos tan masificados. Poco después se cancelaron las competiciones, por lo que Pablo Urdangarin tuvo que adaptar su rutina y confinarse como el resto del mundo.

Fue el pasado mes de diciembre cuando Pablo cumplió 19 años, fecha en la que una vez más acaparó todas las miradas. Se desconoce si algún día el hijo de la infanta Cristina se convertirá en estrella del deporte, pero de momento el éxito le acompaña en esta faceta en la que su padre, Iñaki, brilló tanto en el pasado.