En SEMANA te mostramos cuál ha sido uno de sus últimos planes esta semana, justo cuando su familia ha acaparado la atención por la vacuna de las Infantas


Las críticas contra la Infanta Elena y la Infanta Cristina siguen sonando con fuerza. Haberse vacunado contra el coronavirus en Abu Dhabi ha provocado que la Casa Real vuelva a estar en el disparadero, sin embargo, no todos viven el escándalo de la misma manera. Mientras el Rey Juan Carlos permanece en Emiratos Árabes, el resto de su familia sigue con su rutina habitual. Prueba de ello, que incluso una de las protagonistas, la Infanta Elena, acudiera a Zarzuela para montar a caballo, algo que suele hacer de forma habitual allí, según ha podido saber esta revista en exclusiva. No obstante, no es la única que ha seguido con su rutina, buena prueba de ello que la hermana del Rey emérito, la Infanta Margarita, haya disfrutado esta semana de una tarde de compras en unos grandes almacenes de la capital junto a su hija María Zurita, su cuidadora y el personal de seguridad. Una jornada en la que se la ha podido ver muy sosegada y apostando por la normalidad, pese a los tiempos convulsos que vive ahora su familia.

María Zurita Infanta Margarita
SEMANA

A pesar de su edad –cumple 82 años este sábado– la infanta Margarita no deja de lado ninguno de sus planes. Eso sí, los lleva a cabo acompañada, en este caso de su hija, quien se desplazó con ella en coche y sin su hijo. Con un look totalmente informal y sin ninguna intención de querer llamar la atención del resto de clientes, era inevitable fijarse en ellas, aunque cubrieran parte de su rostro con las mascarillas que obligatoriamente debemos llevar. Ambas se decantaron por un comercio situado en la zona de Nuevos Ministerios, el cual abandonaron antes de las seis de la tarde. Será este sábado cuando pueda soplar las velas en el que, a buen seguro, será su cumpleaños más atípico, ya que ‘Margot’, como así la llaman sus íntimos, no podrá hacer una celebración a la altura de las circunstancias.

infanta margarita
Gtres

La crisis sanitaria le impide hacer una reunión con todos sus amigos en su casa, por lo que tanto ella como los suyos se adaptarán a las circunstancias. Quien no estará presente es su hermano, el Rey Juan Carlos, del que le separa ahora una distancia de más de 5.600 kilómetros. Quizá opten por un encuentro en su piso del Barrio Salamanca en el que, por cierto, vive con María y su nieto, Carlitos, o bien por salir a un restaurante como hicieron el pasado mes de octubre en el cumpleaños de su marido, Carlos Zurita. Aunque no podrá disfrutar de la compañía de su hermano, contará con su felicitación, ya que, tal y como ha explicado la propia duquesa de Soria, hablan con regularidad. Por todo ello, será un aniversario agridulce y es que si el año pasado se lamentaba por la ausencia de su hermana, la Infanta Pilar, que falleció en el mes de enero, un año después vuelve a estar alejada de sus seres más queridos por diversas cuestiones y también por la presión del coronavirus.