La Infanta Elena ha sido vista este fin de semana disfrutando de una jornada de hípica en la que ha estado rodeada de sus amigos más íntimos.


La Familia Real no pasa por su mejor momento. Hace solo unos días conocíamos la ruptura que se había producido entre el Rey Felipe y su padre desde que don Juan Carlos comenzara a protagonizar numerosos escándalos. Según el emérito ni siquiera había recibido una felicitación por parte de su hijo en su 83 cumpleaños, un gesto con el que se volvió a demostrar que ya nada marcha bien entre ellos. Ajena esta situación se encuentra la Infanta Elena, quien ha apostado por seguir con su vida, de hecho, este fin de semana se le ha podido ver en el hipódromo disfrutando de la que es su verdadera pasión: la hípica. A lomos de su caballo y mientras estaba muy concentrada en el salto, la hija de los Reyes mostró su rostro más desenfadado en un club deportivo. Su destreza se hizo evidente y una vez más volvió a hacerse patente lo bien que se le da este deporte.

La Infanta Elena
Europa Press

Una divertida jornada en la que ejerció como amazona y en la que disfrutó de la compañía de algunos amigos. Y es que para ella este es el plan que le ayuda a desconectar y le aleja del mundanal ruido, pues cabe recordar que cuando ella y su hermana, la Infanta Cristina, recibieron fortísimas críticas por vacunarse cuando no había llegado su turno este fue su plan perfecto. Según pudo saber SEMANA en exclusiva, la Infanta Elena se dirigió a Zarzuela para montar a caballo. Nuestras fuentes nos informaron entonces de que Elena acude con mucha frecuencia a las cuadras de Zarzuela para montar sus equinos, Jordano y Qant, que son los mismos con los que hace relativamente poco comenzó de nuevo a participar en competiciones hípicas. Siempre con pseudónimo, la Infanta suele inscribirse en diferentes torneos de esta disciplina y sus mejores animales no son otros que Jordano y Qant, los caballos que duermen en Zarzuela.

La Infanta Elena
Europa Press

La equitación es su mayor hobbie, prueba de ello que se haya refugiado en multitud de ocasiones en este deporte. Cuando los problemas le azotan intenta evadirse practicándolo junto a amigos como Luis Astolfi, tal y como puedes ver en las imágenes que te ofrecemos en este artículo. Él es uno de sus amigos más fieles, tanto es así que su relación de amigos ha copado titulares más de una vez. Se llevan de maravilla y están unidos por una pasión compartida, siendo este su vínculo más férreo. Se les ha visto de nuevo en el club Pineda de Sevilla, donde han disfrutado de nuevo de la hípica y de una jornada de lo más agradable. Tras un verano muy intenso que ha estado cargado de planes, la Infanta Elena ya ha recuperado sus rutinas.