El periodista y amigo del Rey emérito afirma que Don Juan Carlos quiere «pasar la Navidad en casa de una de sus hijas», porque «es un jubilado» y nada se lo impide.


En los últimos días es una idea constante: el Rey Juan Carlos desea regresar a España por Navidad y abandonar, aunque sea por un momento, su retiro en Emiratos Árabes Unidos. El monarca emérito lleva más de cuatro meses viviendo en Abu Dabi, un tiempo que, según sus allegados, se le está haciendo muy largo y tedioso. Y en principio nada impediría la vuelta a su país, aunque antes tiene que mediar el beneplácito de su hijo, el Rey Felipe, y del Gobierno español. En este sentido se ha pronunciado en las últimas horas el periodista Carlos Herrera a través de su programa de radio en la cadena COPE.

El locutor es una de las personas más cercanas a Don Juan Carlos en estos momentos. Ambos suelen hablar por teléfono a menudo, y por ello sus palabras gozan de una credibilidad importante por tener la fuente de primera mano. Según ha dicho Carlos Herrera ante el micrófono, el emérito pretende «volver en Navidad, aunque luego se vaya, porque es un jubilado que puede ir a donde quiera y volver a su casa cuando quiera». Y este posible regreso debe contar con todas las garantías, lo que le lleva a preguntar en voz alta: «¿Qué le impide pasar la Navidad, como él quiere, por cierto, en casa de una de sus hijas? Él no puede hablar. Está absolutamente indefenso».

Dado que la Infanta Cristina reside en Suiza, la única opción que le queda es la Infanta Elena, quien además de ser su primogénita también es su ojito derecho. Su hija mayor siempre ha estado a su lado, en lo bueno y también en lo malo. Inseparables, ya sea compartiendo mesa en los mejores restaurantes, sentados en las plazas para disfrutar de su pasión taurina o navegando juntos en Sanxenxo.

EL ÚLTIMO VIAJE DE LA INFANTA PARA VER A SU PADRE

Hace unos días trascendió el viaje de Doña Elena a Abu Dabi para visitar a su padre. Sus lazos nunca se han roto, y si acaso se han fortalecido en las circunstancias más complicadas para el que fuera el Rey de España durante 39 años. La Infanta Elena reside en Madrid, en cuyo domicilio tendría las puertas abiertas para recibir a su padre y donde también le esperarían sus nietos más cercanos, Froilán y Victoria Federica.

El Día de la Constitución, el pasado 6 de diciembre, se filtró la noticia de la propuesta de regularización de alrededor de medio millón de euros que el monarca no habría declarado a Hacienda. Un asunto que el popular periodista define como unos «problemas administrativos», insistiendo en que el Rey Juan Carlos «no está juzgado ni encausado». Es más, aporta la información de que hoy mismo hay una reunión de su equipo jurídico con la Agencia Tributaria para intentar resolverlo.

Muy crítico y sacando la cara por su amigo, Carlos Herrera se pregunta ante su audiencia: «¿Pueden volver a casa asesinos de ETA aplaudidos por los socios del Gobierno, y no puede volver una figura clave de la historia reciente de España por problemas administrativos?».