Esta siendo una Navidad muy especial para la infanta Cristina, sobre todo porque ha podido disfrutar de la compañía de su marido, Iñaki Urdangarin, por primera vez desde que ingresó en prisión hace un año y medio. El matrimonio pasó cuatro días en Vitoria, donde reside la familia política de la hija del rey emérito, tiempo que duró el permiso de exdeportista, mismo lugar a donde se ha desplazado la infanta Elena.

Cristina y Elena se han unido para pasar el fin de año en la capital vasca, según informa el diario ‘Gasteiz Hoy’. La infanta Elena se desplazó hasta allí para comerse las uvas en compañía de su hermana, demostrando así que de un tiempo a esta parte se ha convertido en su más firme e inquebrantable apoyo.

Los planes de Cristina y Elena

Las infantas salieron a dar una vuelta por el centro de Vitoria durante la mañana del día 31 de diciembre. Algunos ciudadanos las vieron pasear junto a alguno de sus hijos en algunos de los rincones más emblemáticos de la ciudad, como la calle Postas o la calle Florida. Entraron a una tienda de deportes, quizás buscando algunos regalos de Reyes.

La exmujer de Jaime de Marichalar se ha convertido de un tiempo a esta parte en la mejor ‘amiga’ de una Cristina de Borbón que está completamente apartada de la Familia Real Española desde que su hermano, Felipe VI, accediese al trono. El estallido del Caso ‘Nóos’, que ha acabado con Urdangarin entre rejas, la ha condenado al más puro ostracismo dentro de la familia, hasta el punto de no pasar junto a los suyos unas fechas tan entrañables como son la Navidad.