Discreta, dulce, solidaria e incansable trabajadora… ¿Pero le da sus frutos? La esposa de Eduardo de Inglaterra se ha llevado un chasco según una reciente encuesta de popularidad.


Se dice que la esposa del príncipe Eduardo de Inglaterra es la nuera favorita de la reina Isabel. La persona ‘en la sombra’ con la que más congenia de las damas Windsor y la mujer que se ha ganado su confianza a lo largo de los años por su personalidad y buen hacer. Sophie Wessex es, además, uno de los miembros más trabajadores de la familia. No para. Y sus actividades suelen estar enfocadas en el mundo de la cultura y la solidaridad. Pero a pesar de sus loables esfuerzos, parece que no logra conectar del todo con el pueblo británico. Al menos así lo revela una reciente encuesta.

Gtres.

Según este estudio, realizado por YouGov, la condesa de Wessex goza de menos popularidad que otras de sus familiares, situada por supuesto por detrás de la adorada Kate Middleton, pero también tras la princesa Ana (70), hija de la soberana; la nuera de esta, Camilla de Cornualles (73); y Zara Tindall, nieta de la reina. De hecho, la condesa ocupa el puesto número 10 entre los miembros más populares de la Familia Real.

COMPARACIONES ODIOSAS

¿Cómo es posible? En el caso de la princesa Ana puede entenderse por el hecho de ser la única hija de la reina y por su incansable trabajo en la Casa Real durante décadas. ¿Pero Camilla? En su día fue la mujer más odiada de Reino Unido. Su relación extramarital con el príncipe Carlos hizo llorar ríos de sangre a la ‘pobre’ Diana de Gales, por entonces la ‘princesa del pueblo’. Cuando se casó con el heredero británico, pocos podían esperar que la ‘mala’, la malvada del cuento, fuera perdonada. Y sin embargo, lo ha sido y se ha ganado su estima.

Gtres.

Lo más curioso es que Sophie Wessex fue vista en sus inicios en la realeza como la sucesora de Lady Di. Su parecido físico con ella resultaba apabullante: rubia, ojos azules, sonrisa permanente… Y además igual de amable y caritativa. La dulce princesa había muerto en París dos años antes de la boda de Sophie con el menor de los cuatro hijos de la reina Isabel. La joven parecía perfecta, si no para ocupar el sitio de aquella, al menos sí recordarlo. Y en cierto modo así ha sido.

Pero tampoco Sophie es una mujer maleable. Dueña de una fuerte personalidad, nacida en una familia de origen humilde, profesional (trabajó como Relaciones Públicas en varias empresas y tuvo su agencia) y con voz propia. Su esfuerzo como miembro activo de los Windsor desde el año 2002 ha sido recompensado, aunque no del todo.

Gtres.

A la condesa de Wessex, de 56 años, se le considera el «arma secreta» de la Familia Real por su discreta dedicación a los deberes reales. ¡Trabajó incluso en su último cumpleaños (el 20 de enero)! Por otro lado, Sophie es la única que no se ha divorciado de los hijos de la reina Isabel, algo que esta valoraría de manera especial. Sophie ha representado a su suegra en numerosos viajes oficiales al extranjero y el año pasado visitó Sudán, convirtiéndose en la primera de la familia en pisar aquel país. Sus actividades siempre se reflejan en la cuenta de Twitter de Royal Family, la oficial de la reina, como buena muestra de su orgullo por ella.

Gtres.

Si de algo puede sentirse satisfecha Sophie Wessex es que en la misma lista por detrás de ella se encuentra… ¡Meghan Markle! El Megxit le ha pasado factura y los británicos así se lo han hecho saber. Los tres primeros puestos los ocupan el príncipe Guillermo, la reina Isabel y Kate Middleton. A estos les siguen la mencionada princesa Ana, Felipe de Edimburgo, Zara Tindall, el príncipe Carlos, el príncipe Harry y Camilla de Cornualles.