GTRES

El Príncipe Harry recuerda en sus memorias sus días en Afganistán: "Maté a 25 personas"

En Afganistán, el Príncipe Harry eliminó insurgentes a los que veía como "piezas de ajedrez retiradas del tablero", no como "personas".

Se esperaba que las memorias del Príncipe Harry de Inglaterra llegaran a las tiendas dentro de cinco días, pero el contenido del libro se ha filtrado antes de lo previsto. Así, la prensa británica ha adelantado ya las bombas del hijo de Carlos III en su biografía. Un libro que lleva por título 'Spare' y que ha escrito JR Moehringer, un experiodista ganador del premio Pulitzer. En él, el marido de Meghan Markle recuerda que mató a 25 combatientes talibanes en Afganistán: "Maté a 25 personas". Esta sorprendente revelación hace referencia a su segundo período de servicio en el país. Allí eliminó insurgentes a los que veía como "piezas de ajedrez retiradas del tablero", no como "personas".

GTRES

El duque de Sussex estuvo 10 años en el ejército británico y realizó dos giras en la primera línea en Afganistán: primero como controlador aéreo con los Blues and Royals en la provincia de Helmand; después como piloto de helicóptero de ataque Apache. La primera vez que habló por primera vez de su experiencia en el emirato islámico fue en el año 2013. Entonces admitió que había acabado con la vida de 25 talibanes.

"No se puede matar a la gente si se la ve como personas", dice el Príncipe Harry

En 'Spare', el Príncipe dice que voló en seis misiones que resultaron en la "toma de vidas humanas". A diferencia de muchos soldados, que no saben a cuántos enemigos han matado en combate, el Duque de Sussex sí sabe cuántas vidas llegaron a su fin de sus manos. Y es que "en la era de los apaches y los portátiles" puede contar "con exactitud" el número de insurgentes que había matado. Son 25 personas en total: "Y me pareció esencial no tener miedo de ese número. Así que mi número es 25. No es un número que me llene de satisfacción, pero tampoco me avergüenza'.

GTRES

Harry revela en su autobiografía que "no se puede matar a la gente si se la ve como personas" y que en su caso, veía a sus objetivos como "piezas de ajedrez eliminadas del tablero". Incluso los califica como "malos eliminados". El príncipe estuvo por primera vez en la provincia de Helmand como controlador aéreo avanzado en 2007. Regresó en 2012 y el Ministerio de Defensa hizo público su segundo despliegue con la condición de que los medios de comunicación le permitieran seguir con su trabajo. Después de aprender a pilotar helicópteros Apache, Harry llegó a en Camp Bastion, en el sur de Afganistán, donde permaneció 20 semanas.

Durante su misión de 2012, Harry ayudó a proporcionar apoyo con helicópteros a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad y a las fuerzas afganas que operaban en la provincia de Helmand. Con base en Camp Bastion, el Escuadrón 662 del Cuerpo Aéreo del Ejército, al que pertenecía, voló en más de cien misiones deliberadas a lo largo de 2.500 horas de vuelo, proporcionando capacidades de vigilancia, disuasión y, cuando fue necesario, ataque cuerpo a cuerpo, así como tareas de escolta para otras aeronaves. En febrero de 2021, el Príncipe Harry, conocido en Afganistán como 'el Capitán Wales', obtuvo el título de copiloto artillero en febrero de ese año. Después fue destinado al 3º Regimiento del Cuerpo Aéreo del Ejército, que forma parte de la 16 Brigada de Asalto Aéreo, para adquirir más experiencia de vuelo y operar el Apache en una serie de ejercicios antes de desplegarse en Afganistán en el mes septiembre.

En 'Spare', el Príncipe Harry repasa momentos muy personales de su adolescencia, como las veces que consumió drogas. "Consumí cocaína algunas veces a los 17 años", dice. Esto sucedió después de que le "ofrecieran una raya" durante un fin de semana de caza, pero afirma que no le gustó demasiado: "No fue muy divertido, y no me hizo sentir especialmente feliz como a los demás, pero me hizo sentir diferente, y ese era mi principal objetivo. Sentir. Ser diferente".

X