El príncipe Harry y Meghan Markle continúan sus vacaciones de Navidad en Estados Unidos, un periplo enmarcado dentro de esas semanas de respiro que se dieron tras la polémica suscitada por la emisión de su documental en Sudáfrica. Poco o nada se sabe de ellos, más allá de que no van a pasar los festejos en Buckingham con el resto de la familia y sí con Doria Ragland, madre de la exactriz.

Da la sensación de que ambos están parapetados y alejados a todo el ruido que siempre rodea a la Corona británica. Pero Harry de Inglaterra es demasiado carismático como para no dejarse ver y su reaparición ha sido como nunca nadie hubiera esperado: vestido de Papá Noel. ¿Por qué?

El nieto de Isabel II se ha acordado de los familiares de militares que sirvieron al Reino Unido y ha querido felicitarles las fiestas. Lo ha hecho a través de una iniciativa promovida por Scotty’s Little Soldiers, una organización en beneficio de los hijos de los militares que perdieron la vida sirviendo a las Fuerzas Armadas Británicas, que fue creada por Nikki Scott y dedicada a sus dos hijos. Los pequeños vieron fallecer a su padre, el soldado Lee Scott, en la guerra de Afganistán de 2009.

A continuación, reproducimos el mensaje íntegro que ha dejado el príncipe Harry: «Ho! Ho! Ho!… Hola chicos, todos en Scotty’s Little Soldiers (…) Al haber conocido a algunos de ustedes, bueno, casi a todos ustedes por algunos años, sé lo increíblemente fuertes que son. Sí, perder a un padre es increíblemente duro, pero sé que cada uno de ustedes, al ayudarse el uno al otro, van a tener un futuro increíble, y van a tener una navidad fantástica. Lo último de mi parte, es que sus padres no van a ser olvidados y que ustedes nunca van a ser olvidados y sé que van a salir hoy con una enorme sonrisa en su rostro, y los más pequeños cubiertos en comida, seguramente. Así que tengan una fantástica navidad y feliz año nuevo».