La Reina Letizia termina la semana en alegre clave bicolor: top con mangas abullonadas, pantalones culotte y tacones cuadrados para andar ligera.


La Reina Letizia ha viajado hasta Totana (Murcia) para presidir el VI Congreso Educativo sobre Enfermedades Raras, entidad de la que ella es presidenta de honor. Un acto que ha tenido lugar en el colegio Guadalentín y para el que se ha decantado por un binomio ganador: el blanco y el rojo. Si a eso le sumamos un estreno y un par de agradables recuperaciones (que no reciclajes), pues vamos a por nota…

Robert Smith.

El estreno: un top de punto con manga abullonada en el hombro y ajustada al codo, además de un escote cuadrado por delante y por detrás, que es sumamente favorecedor. Primaveral podríamos decir también. Nos recuerda al que estrenó durante su gira del pasado verano, uno de Massimo Dutti. Este es de Uterqüe y cuesta 69 euros. Solo por el detalle del escote lo admitimos sin excusa en el armario, porque si no para eso ya tenía el anterior…

Uterqüe.

UNOS PANTALONES FRESCOS, AUNQUE CON SOLERA

El top lo ha combinado con unos pantalones culotte en un vibrante color rojo anaranjado, con pinzas y cinturilla alta destacada con cuatro botones dorados de Uterqüe. Una pieza que tiene desde hace más de cinco años, pero que mantiene su vigencia como el primer día. No se los ha puesto mucho. Nos tenemos que remontar al Día de la Banderita de 2016. En estos tiempos de tendencias que van y vienen, este diseño continúa en primera línea, sin chirriar. Seguro que podría darle mucha más vidilla. El tono subido los hace perfectos para una jornada soleada.

Del mismo color y de la misma firma son los zapatos de charol, de tacón medio y cuadrado, que siempre ha emparejado con estos pantalones. Una opción cómoda sin renunciar al chic después de varias apariciones subida a altísimos estiletos.

Robert Smith.

Sus únicas joyas han sido los pendientes de aro de efecto bambú, junto con su ya inseparable anillo de Karen Hallam en el dedo índice. La melena suelta como acostumbra, pero bien trabajada en las puntas, y poco más. Por no llevar, Letizia no llevaba ni abrigo ni chaqueta ni cartera ni bolso. La Reina apuesta cada vez que puede por lo práctico y poco accesorio. Esta es una lección bien aprendida durante toda la crisis de la pandemia.

Casa de S.M. el Rey.

Hablábamos de notal al principio. ¿Qué os parece? Después de su apuesta a fondo por Uterqüe, me quedo en el notable. Con esto la Reina Letizia termina por esta semana. Una agenda que ha sido breve, con solo dos compromisos, pero que ha dejado algunas pinceladas gustosas, con el trench de cuadritos vichy del otro día marcando la pauta de estilo. ¡Queremos más!