Los Reyes presiden la 70ª edición de los Premios Planeta en Barcelona y Letizia hace el homenaje que faltaba a Felipe Varela.


La Reina Letizia termina la semana con evento literario de altura, la entrega de la 70ª edición del Premio Planeta de Novela. Hasta Barcelona ha viajado con el Rey Felipe para presidir la habitual cena al final de la cual se elige al ganador (que se llevará un millón de euros), y que se ha celebrado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

¡Sorpresa! Por primera vez Letizia rompe una de sus reglas de estilo recuperando uno de los exclusivos modelos que estrenó en los Premios princesa de Asturias. ¿Guiño? ¿aperitivo para lo que nos espera la semana que viene? Es de Felipe Varela, por supuesto, a quien olvidó en la reciente Fiesta Nacional, saltándose también otra de sus costumbres.

Robert Smith.

El pasado 12 de octubre la Reina estrenó un vestido de María Barragán. Esta noche ha preferido reciclar, pero como se trata de un acto cultural importante, ha decidido sacar la artillería pesada: el modelo que le hizo su antiguo modisto de cabecera para los Premios Princesa de Asturias de 2018.

Un maravilloso diseño en gris antracita, bordado a mano en hilo, cristal y metal azul noche, que en su día nos dejó boquiabiertos. Con manga corta y falda midi de línea trapecio. Mucho empaque gracias a las manos prodigiosas de las costureras trazando unos dibujos en el tejido dignos de Juego de tronos. Este es el homenaje que (quizás) Felipe Varela necesitaba tras un llamativo vacío.

Robert Smith.

Letizia nunca antes había sacado uno de sus vestidos de los prestigiosos galardones del Principado para otro acto de agenda. Eran diseños que quedaban ahí fijados en la historia y el tiempo. Pero este ha logrado una segunda vida, ¡y nos encanta!

Robert Smith.

El hecho es que esta noche la Reina Letizia está espectacular. El vestido merecía una segunda oportunidad. Qué pena dejarlo colgado en el vestidor después de un solo uso, ¿no?

Lo ha combinado de manera distinta, eso sí. En lugar del pelo suelto se ha hecho un moñito de bailarina. En vez de ‘peep toes’, Letizia se ha calzado unos salones negros de Prada, a juego con su cartera de satén de Felipe Varela, again.

Y los pendientes de chatones han dado paso a los de diamantes negros con forma de lágrima de De Grisogono, unos de los más caros de su joyero. En su mano, cómo no, también el anillo dorado de Karen Hallam. Y nada de pulseras o brazaletes. El vestido ya es suficiente joya.

Robert Smith.

Los Reyes vuelven a esta cita cinco cinco años después de la última vez, y precisamente porque se cumple este aniversario tan especial. Hoy todo eran ojos para Doña Letizia, quien suele animarse mucho en estas salidas nocturnas. Para los Planeta de 2016 Letizia apareció en Total Black con una falda de Hugo Boss y un top negro con lazada a un lado y los brazos al aire. La imagen de sus delgados y musculosos brazos suscitó muchos comentarios entonces…

Gtres.

Ahora Letizia está más bronceada y más fuerte. También ha ganado en estilo. Y lo ha demostrado con un súper vestido de los que no se olvidan. Regio, estructurado, a lo mejor ‘too much’ para esta cena, pero no nos importa nada.

La Reina Letizia se prepara ya para una semana que viene de infarto con los Premios Princesa de Asturias el próximo 22 de octubre como guinda del pastel. Ya sabemos que su hija mayor, la Princesa Leonor, regresará a España desde Gales el jueves 21 y que la Familia Real al completo presidirá el tradicional concierto previo a la ceremonia. La maleta ya está abierta y cargándose, esperemos, de apetecibles novedades.