Esta temporada si hablamos de sombras de ojos triunfan por encima de todas el ahumado monocromático. Te enseñamos a hacerlo de la manera más sencilla


Desde Kerry Washington hasta Dua Lipa o Nicola Coughlan de Los Bridgerton. Todas han caído rendidas a la tendencia que se postula como la gran ganadora este temporada en cuanto a sombras de ojos: el ahumado monocromático. Una tendencia que huye de la técnica de la cuenca marcada que ha imperado en los últimos años. Esta nueva técnica permite crear un look mucho más libre y expresivo.

¿Eres de las que no consiguen crear un ahumado clásico o marcar bien la cuenca del ojo? Tranquila, esta tendencia es perfecta para las que nunca dominaron el smokey eyes o la técnica de la banana o v externa: «Vamos a crear una fusión de ambas técnicas de manera mucho más sencilla: un ahumado monocromático, suave y natural, con colores fáciles de trabajar. Creando un ahumado suave monocolor, degradado en un único tono, con un punto de luz en el párpado móvil, conseguimos lo mismo que con la banana: dar cierta dimensión al párpado. De esta manera, creamos dimensión de forma más sutil y natural, aportando más color que dimensión. Es una técnica mucho más sencilla, favorecedora y, sobre todo, menos frustrante», explica la maquilladora Cristina Lobato. 

Las claves para conseguir las sombras de ojos look monocromático que arrasará esta temporada

Escoge el color que más te guste
También puedes guiarte por los tonos que mejor resaltan tus ojos dependiendo de su color:
Ojos marrones: Tonos tierra, sobre todo los ocres rojizos, ya que potencian el subtono verde que suelen tener los ojos marrones.
Ojos verdes: Tonos rosados o berenjena.
Ojos azules: Tonos dorados y corales.
Ojos negros: Permiten cualquier color dependiendo el tono del cabello y la piel, pero generalmente aceptan desde un marrón hasta un verde. Son más versátiles, depende más de los gustos de cada persona.

Apuesta por sombras en crema mate

Son más sencillas y cómodas de trabajar, se difuminan mejor que las sombras en polvo, y el efecto queda más natural porque se funden mejor con la piel. Otra de las ventajas de este tipo de sombras es que con muy poco producto es suficiente para maquillar ya que pigmentan mucho.

Las sombras en crema, si son fijas, de larga duración y de buena calidad, no van a necesitar un primer para fijarse, de hecho un primer no nos va a dejar trabajarlas bien para difuminar.

Con una brocha plana depositamos la sombra en crema en la zona central del párpado móvil y con una brocha redondita y suelta lo vamos difuminando desde la zona del lagrimal hacia el párpado superior en dirección a la parte exterior del ojo. Para crear esa dimensión en el párpado, difuminamos la sombra salvando la zona del interior del ojo, difuminamos siempre hacia fuera.

sombras

Aporta luminosidad con una sombra en polvo

Una vez creada la base de color del ahumado con un producto en crema, aplicamos después la parte de la luminosidad. Utilizamos una sombra en polvo con partícula de luz que, además de aportarnos luminosidad a la mirada, nos ayudará a sellar la sombra en crema. Transformamos y aportamos luz para crear aún más dimensión en el párpado. Según gustos, podemos aplicar la sombra solo en la zona del párpado móvil o difuminarla también hacia el párpado superior.

Huye de grandes delineados y otorga todo el protagonismo a las sombras de ojos

La maquilladora no recomienda acompañar este tipo de sombreados con grandes delineados. Delineamos solo de manera muy sutil entre las pestañas para dar profundidad a la mirada pero no realizamos un delineado grueso o un eyeliner muy marcado con cola. De esta manera, damos todo el protagonismo a las sombras de ojos.