Ahora, más que nunca, las ojeras y bolsas nos preocupan especialmente porque la mirada se ha convertido en el centro de todo. Aquí te damos las soluciones


No nos cansamos de decir que en esta nueva normalidad las mascarillas han convertido a los ojos en el centro de atención, todavía mucho más que antes. Y es en ellos donde ahora se centran nuestras mayores preocupaciones estéticas, principalmente en las bolsas y ojeras, dos problemas diferentes a los que te vamos a ayudar a ponerles solución.

En estos momentos el tercio superior del rostro es el gran chivato y por ello el bótox es el tratamiento estético que más ha disparado su demanda. Pero no es el único. El deseo de tener una mirada 10 también ha hecho que los cuidados y tratamientos para esta zona se hayan multiplicado, aunque para comenzar hay que tener los conceptos muy claros: “Hay que diferenciar entre ojera, bolsa, surco y flacidez. Cada una tiene un tratamiento diferente, aunque por lo general suele darse más de un inestetismo o incluso todos a la vez”, nos explica el Dr. Leo Cerrud, experto en medicina estética, que también nos hace un repaso de cada defecto y propone la solución más eficaz.

Gtres

Diferentes problemas estéticos de los ojos

Ojeras: Sombra negra o violácea bajo los ojos. Está muy relacionada con la herencia  genética (sí, se heredan) y la raza (la mediterránea tiende a un exceso de hiperpigmentación) además de con falta de sueño, diversas enfermedades o malos hábitos de vida.
Bolsas: La inflamación o hinchazón bajo los ojos es frecuente a medida que envejecemos porque los tejidos se debilitan. La grasa que ayuda a sostener los ojos puede trasladarse a los párpados inferiores, lo que hace que se vean hinchados y acaben o bien con un exceso de grasa o de agua por retención de líquido.
Surcos: Hendiduras entre el ojo y la mejilla que produce una sombra y desnivel.
Flacidez: Exceso de piel sobrante debajo del ojo que abarca desde el párpado inferior hasta el surco lagrimal.

Gtres

Ojeras, bolsas, flacidez… A cada problema, su solución

Para ojeras: cosmética con Vitamina K, ácido retinoico, vitamina C y cafeína.
“La combinación de activos como vitamina K, ácido retinoico, vitamina C y cafeína es efectiva para aclarar la ojera típica, con tono violáceo o negruzco, sin surco, sin bolsa o flacidez”, asegura el doctor.
En el caso del surco: Ácido Hialurónico infiltrado.
“Existe un solo Ácido Hialurónico que se puede utilizar (con marcaje CE) en esta zona y es el Redensity II de Teoxane. Se puede aplicar con aguja o cánula, pero requiere mucha maestría y experiencia por parte del facultativo. Es una zona muy vascularizada y delicada, que si no se maneja bien puede generar hematomas”.
La flacidez: Pléxer.
Para eliminar la piel sobrante es adecuada la técnica Pléxer o electroplasma, a la cual se la llama “blefaroplastia sin cirugía”. Ocasiona una micro-quemadura controlada capaz de retraer y compactar la piel. Si hablamos de cirugía, el procedimiento estrella es la blefaroplastia.
Para bolsas:
Cuando hablamos de una bolsa propiamente dicha solo se puede tratar quirúrgicamente. Aún así a nivel cosmético existen activos que las atenúan, como la cafeína, la árnica, el ruscus, el castaño de indias y el té verde.