La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha vuelto a la pelu después de varios meses sin ir y nos ha sorprendido a todos con un acertado cambio de look.


Como suelen hacer todas las famosas e influencers antes de comenzar sus vacaciones; Irene Rosales también ha querido pasar por la pelu para ponerse a punto para este verano. Lo ha hecho poniéndose en las mejores manos y acudiendo a su centro de belleza favorito de toda la provincia de Sevilla: Aquilea Peluqueros. Allí, la esposa de Kiko Rivera se he dejado mimar por Raquel Aguilera, la directora y estilista del salón de peluquería y estética y ha sorprendido a todos sus seguidores con un discreto pero extremadamente acertado cambio de look. Y es que, como no podía ser de otra forma, la joven andaluza ha compartido todo su cambio a través de las redes sociales. «Ya tocaba», escribía en su Instagram.

Irene Rosales pasa por la pelu y nos enamora con nuevo cambio de look

Con esta visita a su pelu de confianza; la colaboradora de Viva la vida ha querido cambiar ligeramente de look. Para ello, ha apostado por una de las tendencias más arrolladoras del momento: el balayage degradado. Se trata de una técnica francesa que consigue iluminar el pelo de la forma más brillante y dar un aspecto más favorecedor y juvenil a cualquier melena. Algo que hemos podido comprobar a través del perfil de Instagram del centro de belleza; en el que comparaban estas elegantes mechas con alucinantes efectos especiales. «¿Qué os parecen los efectos especiales que le hemos realizado a nuestra querida Irene Rosales para aportarle un toque de luz?»; preguntaban en sus redes sociales.

Cuando hablamos de balayage, siempre nos referimos a una forma de aplicar las mechas a mano alzada. En este caso, hablamos de balayage degradado porque, al igual que ocurre con las californianas, estas mechas buscan aclarar el tono de medios a puntas, sin alterar la raíz, aplicando el tinte solamente en la zona baja de la melena. Es decir, es una forma muy natural de iluminar el cabello sin medir demasiado dónde se aplica el color.

El balayage degradado es, sin lugar a dudas, la técnica perfecta para aguantar sin pasar por la peluquería varios meses, ya que al dejar la raíz sin tocar, no hay por qué temer al tan polémico efecto raíz. Una forma perfecta de generar luz a nuestro pelo que Irene Rosales ahora lleva como nadie en su melena repleta de marcadas ondulaciones. ¿Que no nos crees? ¡Echa un ojo a estas imágenes y alucina con el resultado!