‘Supervivientes 2020’ sigue emitiéndose con normalidad en Telecinco. Eso sí, hay ciertos aspectos que han cambiado dentro del programa. Y es que el plató de televisión no cuenta con la presencia de público y el número de colaboradores que acuden allí ha bajado considerablemente para poder cumplir con las medidas de seguridad durante la crisis del coronavirus.

Por su parte, los concursantes continúan allí pero podrían tener que ser repatriados a España, lo que supondría el fin del programa, por lo menos, por el momento. Mientras llega ese momento, parece que Hugo Sierra e Ivana quieren aprovechar al máximo el tiempo que les queda estando juntos. De hecho, no dudan en pasar las noches en ‘Supervivientes’ muy pero que muy pegados.

La pareja volvía a disfrutar de una noche de amor en la orilla de la playa en la que se encuentra, bajo la atenta mirada de las especies que se encuentran en el entorno. Bajo el edredón, Hugo e Ivana daban rienda suelta a su amor. Unos minutos antes, Yiya, de lejos, les advertía: «¡Cuidado no os vayáis a quedar preñados!».

Desde España, Adara Molinero, ex pareja de Hugo y madre del hijo que tienen en común, Martín, daba su opinión después de haber visto las imágenes. «Siendo sincera, me ha dado bastante vergüenza ajena. Me ha parecido repugnante», comenzaba explicando a Jordi González, muy sorprendido con la reacción de la ganadora de la última edición de ‘Gran Hermano VIP’.

El presentador del Debate de ‘Supervivientes’ le preguntaba que desde cuándo había estado ella en contra del amor de la pasión, de los sentimientos…: «No, yo no estoy en contra de nada de eso. Estoy en contra de las cosas que no son reales, de las cosas vulgares…», le contesta Adara.

«Qué es lo que te repugna Adara?», le pregunta Jordi. «Por ejemplo, el sonido. Me ha dado un asco el sonido… (refiriéndose a lo que se escucha en el momento en el que Hugo e Ivana mantienen relaciones sexuales)», le contesta ella llevándose la mano a la cabeza en señal de lo que le ha producido ver esas imágenes.

Aún así, la ganadora de la última edición de ‘GH VIP’ asegura que le hace gracia, aunque recuerda algunas de las últimas palabras de Hugo cuando ella estaba en el ‘reality’: «En su momento, cuando yo estaba en ‘Gran Hermano’, se dedicó a decir que no haría ciertas cosas por nuestro hijo, y ahora está haciendo cosas muchísimo peores. Dice que está enamorado, pero él tiene que pensar en lo que dijo en su día, que por mucho que sienta por una persona o por mucho que le guste, no haría ciertas cosas por esa personita. Tanto que dijo de mí, ahora se lo tendría que aplicar», apuntaba.

«No sé si esto podrá llegar a más. Solo les hace falta quitarse el edredón ese que tienen… porque ya han hecho lo máximo que se puede hacer», declaraba rotunda. Además, en su conexión con el programa, Adara lanzaba un dardito envenenado a Ivana: «Ella cuando habla lo dice todo porque no para de hablar de mi chico (Gianmarco), no para de acordarse de él. Si tanto sintiera por Hugo, no se acordaría de él para nada.

No es la primera vez que Adara da su opinión sobre la relación que ha surgido entre Hugo e Ivana en ‘Supervivientes’. Y es que la madrileña ya habló de que no se creía mucho esa relación. «No veo química ni fuegos artificiales ni pasión ni nada. Como debe de haber”, empezó diciendo rotunda.

Según expuso la joven al principio, el único interés que tienen Hugo e Ivana es el de “molestar a Gianmarco y molestarme a mí. Pero vamos que si os hace ilusión, pues qué viva el amor”, declaraba rotunda. Y sentenciaba brindándole todo su apoyo, a pesar de que no se lo cree: “Si él se enamora, se vuelve a ilusionar, yo estaría feliz porque si él está feliz, hace feliz a mi hijo”.

Mientras Hugo e Ivana dan rienda suelta a su amor en ‘Supervivientes’, Adara pasa la cuarentena en una casa familiar de Madrid en compañía de Gianmarno y el hijo que tiene en común con Hugo. Esto les está permitiendo a la pareja conocerse aún más, ya que las obligaciones de ambos, así como los viajes, no les había hecho posible estar muchos días seguidos juntos.