‘Supervivientes’ sigue emitiéndose a pesar la crisis del coronavirus. Eso sí, lo concursantes que han ido siendo expulsados a lo largo de estas semanas, no han podido volver por el momento a España. Y es que la situación en nuestro país sigue siendo preocupante, lo que podría hacer retrasar un poco su vuelta definitiva.

Mientras tanto, el resto de concursantes, que todavía tienen que seguir compitiendo por ser ganadores, se están dejando la piel para conseguir llevarse algunas de las recompensas que el programa pone a sus disposición a través de algunos juegos. Sin embargo, no siempre son pruebas fáciles o sino que se lo digan a Ana María Aldón.

La mujer de José  Ortega Cano ha vivido uno de los peores momentos desde que llegara a Honduras para vivir una de las experiencias más increíbles de su vida. Y es que el juego de recompensa que ha tenido que hacer contra Ivana y Yiya exigía un esfuerzo físico brutal. Todo para conseguir un desayuno con tostadas con café, algo que en estos momentos es muy ansiado.

Las tres concurnsantes, atadas al centro, han tenido que tirar para llegar a unas espadas que estaban situadas fuera del círculo en el que ellas estaban metidas. Un juego muy complicado que ha hecho que Ana María Aldón explotara. Sus gritos de dolor han preocupado en todo momento a Lara Álvarez, que no paraba de preguntarle si estaba bien, y en caso de que no fuera así, parar el juego.

No obstante, Ana María Aldón quería seguir disputando la prueba. Lo único que al finalizarla, la mujer del torero ha roto a llorar y pedía a gritos que dejaran de tirar de la cuerda (aunque en realidad ya nadie la estaba tensando). Lara Álvarez, muy preocupada con ella, se ha visto obligada a llamar al doctor, porque no sabía qué le ocurría a Ana María.

El doctor la ha atendido en el momento y ha comprobado que la participante se encontraba perfectamente. El único problema es que las cuerdas en las que estaban unidas las tres concursantes, le estaban haciendo mucho daño en varias partes de su cuerpo, lo que provocaban los gritos de dolor.

Por su parte, Ivana también se quejaba de la dureza de la prueba, ya que le dolían muchos las manos. A pesar de que tenía guantes, ella no ha podido evitar la molestia. Yiya, en cambio, no se ha quejado de nada. Después de este reñido juego de recomenpensa, la ganadora ha sido precisamente Ana María Aldón.

Jordi González, que ha estado viendo en todo momento cómo se desarrollaba el juego de recompensa desde el plató de televisión, no ha podido evitar mandarle un mensaje a la mujer de Ortega Cano por el esfuerzo: «Simplemente quiero mandarte un beso y quiero darte la enhorabuena», le dedicaba.

Estos malos momentos que ha vivido este pasado domingo en ‘Supervivientes’ contrastan con otros más agradables que vivió a principios de semana. Y es que Ana María Aldón celebró con saltos de alegría haber pescado su primer pez junto al que se ha convertido en su mejor amigo de aventuras, Antonio Pavón.

Tras coger el pez entre sus manos y mirando hacia el cielo, la mujer de Ortega Cano no dudaba en dar las gracias por haber conseguido pescar su primer vez en lo que lleva de concurso. «Guapo, bonito, te quiero», eran las palabras que la mujer de Ortega Cano le dedicaba al pez recién pescado, que ya se encontraba en su correspondiente red, gracias a la ayuda de Antonio Pavón, que se ha convertido en su mejor apoyo en los Cayos Cochinos para la diseñadora.

Ana María Aldón ha desvelado que pidió ayuda a Rocío Jurado

La concursante contaba orgullosa cómo había sido ese momento: «El pez no paraba de merodear. Digo este tiene que ser mío. Miro para el cielo y digo «Rocío, ayúdame. Rocío, ayúdame«. Mira, en cuestión de dos minutos ya tenía el pez enganchado en el anzuelo. Tiré para arriba y no me lo podía creer. No me lo podía creer. Había pescado mi primer pez», fueron las palabras de Ana María Aldón. Tal y como la mujer de Ortega Cano ha confesado le había pedido ayuda a la mismísima Rocío Jurado para conseguir pescar su primer pez. Y parece que la «ayuda divina» de la más Grande no tardó en llegar a los Cayos Cochinos.

Desconocemos el motivo por el que la mujer del diestro habría pedido ayuda a la mismísima Rocío Jurado, pero sea como fuera, Ana María Aldón estaba muy emocionada al lograr pescar el primer pez casi un mes después de lo que llevamos de concurso y que podría terminar en cualquier momento debido a la crisis sanitaria del coronavirus que azota a España y a todo el mundo.