La reportera Jero Mut cubría informativamente una fiesta popular en Mallorca cuando sufrió una agresión machista de un joven que le agarró del cuello para robarle un beso. Vea el vídeo


Queda ampliamente demostrado que ser mujer es suficiente excusa para algunos desarmados para atacarla en plena calle. No hay más excusas. Lo sufren muchas mujeres y, como decía Carme Chaparro esta misma semana, todas lo han sufrido en sus propias carnes a lo largo de su vida. También la propia periodista. Pero ahora ha quedado grabado que cualquier mujer puede ser víctima de este tipo de agresiones machistas, como así le ha sucedido a la reportera Jero Mut, que viajó hasta la localidad mallorquina de Sóller para cubrir informativamente las fiestas que allí acontecen estos días. Lo hacía para el programa ‘Cinc dies’ de IB3, la televisión pública de Mallorca, cuando en plena emisión se le han acercado tres jóvenes. Uno de ellos, sin importarle lo más mínimo que la periodista está trabajando y que él mismo iba a ser grabado, le agarró del cuello y la forzó con intención de robarle un beso.

En ese momento, la reportera prefirió seguir adelante con la conexión con su programa, seguir con su trabajo y no dar muestras de lo indefensa que se sintió ante el ataque de este hombre. Y es que esta acción tan solo puede ser definida como una agresión machista. Poco después, Jero Mut ha tenido oportunidad de valorar cómo vivió esa desagradable situación desde los informativos de la cadena autonómica: “Esta no fue la única agresión que sufrí ese día. Hubo más fuera del directo. Al hecho de ser periodista se añade el hecho de ser mujer”, sentenciaba. Una consideración que apoyan sus compañeros de cadena, que han condenado lo sucedido públicamente, con intención de concienciar a los jóvenes a tener mesura a la hora de hacer alarde de esta actitud machista, por muy gracioso que les resulte en un primer momento, dado que mientras ellos se divierten, la víctima lo sufre.

También desde el Govern de les Illes Balears han querido condenar este desagradable suceso. Lo ha hecho la propia presidenta, Francina Armengol, queriendo ser lo más contundente posible para dejar claro que esto no puede suceder de nuevo: “Es intolerable que las mujeres tengamos que hacer el trabajo así. Es intolerable que las mujeres tengamos que vivir así. En fiestas o sin ellas, en espacios públicos o privados, sea donde sea, entre todas y todos tenemos que acabar con las agresiones machistas. Todo mi apoyo a la periodista”.