«Todos somos un poquito deshonestos», ha explicado Pablo Motos al hablar de las personas a las que les gusta lo ajeno.


Pablo Motos ha hablado en el ‘El Hormiguero 3.0’ de personas corruptas y ladrones. El presentador ha comenzado su programa planteando una pregunta a la audiencia: «¿Somos todos un poco deshonestos?».

«Os quiero hablar de los asquerosos que se llevan lo que no es suyo»

«Hoy os quiero hablar de los corruptos, de los ladrones, de los asquerosos que se llevan lo que no es suyo, de esa gente que nos cae tan mal. ¿Alguna vez habéis robado en el trabajo? ¿Alguna cosa pequeña: folios, bolis, tickets de comida, viajes de taxi, facturas falsas…?», lanzaba al arranque de su espacio de Antena 3. A continuación hablaba de un estudio de Dan Arley, economista del comportamiento, en el que realizó un experimento muy interesante sobre el engaño: «Nos gusta mucho pensar que nuestra conducta es intachable pero puede que todos seamos un poquito deshonestos».

El presentador ha planteado esta idea a raíz de un estudio de Dan Ariely, un economista del comportamiento e hizo unos cuantos experimentos para comprobar empíricamente cómo falla nuestro sistema moral. Se le dio a un grupo de estudiantes un examen con 20 problemas de matemáticas y muy poco tiempo para resolveros. Al final del examen les daría un dólar de recompensa por cada pregunta contestada. La media de problemas resueltos fue de cuatro problemas por persona, cuatro de 20. Luego repitió el experimento introduciendo una variante: al final se les decía a los alumnos ‘rompan el examen y digan cuántos problemas han resuelto y se les pagará en consecuencia un dólar por problema resuelto. La media de aciertos subió a 7. Esto indica que al haber poco riesgo a que les descubriesen, empezaba a aparecer la deshonestidad».

«El dinero mantiene una barrera moral»

«Fueron más allá y entonces se preguntaron. ¿Y si hacemos que desaparezca todo el riesgo de ser descubierto? Lo que se hizo al final del tercer examen, se les decía: ‘el dinero está en un frasco al fondo del pasillo. Cada uno que coja lo que le corresponda. Al no haber ningún tipo de vigilancia, la gente engañó en la misma proporción. ¿Qué creéis que ocurrió? Siguió siendo 7», añadía el de Requena.

«¿Qué pasa aquí? Que el dinero mantiene una barrera moral. Al final del día, cuando analizas lo que has hecho, tú necesitas estar tranquilo con tu conciencia. Eres un poco ladronzuelo o ladronzuela, pero solo lo suficiente como para decir: bueno, esto lo hace todo el mundo». La conclusión a la que llegaba el presentador era rotunda: «Es verdad que si ves a alguien robando te animas. Bien estudiado, está claro que el ser humano es capaz de engañar un poquito sin sentir remordimientos. O sea, que todos somos un poquito deshonestos. Pero ahora repetid conmigo: yo no, eso serán los demás».

Niña Pastori habla en el ‘El Hormiguero’ del confinamiento

Tras su reflexión, Motos entrevistaba a Niña Pastori, quien ha contado desde su casa en Cádiz cómo ha vivido el confinamiento con su pareja y sus dos hijas. «Las dos son niñas muy buenas y estaban pendientes de todo lo que estaba pasando. Son también muy caseras, como nosotros. Ha sido para ellas fácil estar en casa, les ha costado ahora salir, sobre todo a la pequeña, María. Hemos ido a comer un día fuera, antes de eso salió con nosotros a comprar y fue muy difícil, a pesar de tener la playa al lado», ha explicado. A lo largo de este tiempo ha podido dedicarse a trabajar. “Hemos estado componiendo y comiendo, voy a dar un reventón, Pablo. Mi debilidad es el jamón, me vuelve loca, el marisco también me gusta mucho. Me he puesto morada. Había momentos que era una locura, entre preparar el disco y las niñas con el cole”, añadía.

Una vez que pasó el periodo de aislamiento, les ha costado salir de casa. «Chaboli y yo somos muy cagones. Nos ha dado miedo salir tras el confinamiento. En el confinamiento solo ha salido Chaboli, él hacía la compra, admitía. La cantante destacaba la labor que han realizado los sanitarios para frenar la pandemia: «España es el mejor país del mundo». Asimismo, enviaba “un mensaje de cariño para toda la gente que ha sufrido esta enfermedad. Los ciudadanos hemos sido un ejemplo, creo que somos el país más bonito del mundo. Ver a la gente volcada con los sanitarios… ¡Olé nosotros!”.

La Niña Pastori vivió un extraño suceso después de ver al papa Juan Pablo II