«Yo sería algo que no haría con mis hijos en la vida», ha afirmado la colaboradora sobre la artista.


La contienda entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja ha escrito un capítulo decisivo tras el especial ‘Cantora, la herencia envenenada’. Muchos han sido los que se han pronunciado sobre un tema controvertido que promete seguir copando la actualidad de la crónica social. Raquel Bollo no ha querido posicionarse y lo explicaba de la siguiente manera: «Quiero a los dos por igual. Ni a uno más ni a uno menos».

Instagram

El DJ arremetió duramente contra su madre y aseguró que no podía perdonarla por un cúmulo de mentiras que ha vivido desde la niñez. Respecto a lo que pueda estar sufriendo la tonadillera, la colaboradora señalaba que ella se volvería «loca». «No quisiera verme en su lugar».

Ha recordado que tiene una relación muy estrecha con Kiko, una persona a la que adora, pero también con la artista, por ello no quiere entrar de lleno en el tema. Sin embargo, no respalda cómo ha actuado Isabel Pantoja: «Yo sería algo que no haría con mis hijos en la vida». También se mostraba algo crítica con el DJ: «Como hijo creo que Kiko se va a arrepentir. Hay cosas que ayer sobraron».

Foto: Gtres

Teme las consecuencias

Tiene claro que espera que esta batalla no traiga consecuencias, pero sabe que puede generarlas. «Puede traer consecuencias graves, hay cosas que igual no han prescrito, me da miedo por los dos», aseveraba. «Mi sentimiento es de tanta pena», ha afirmado afectada por lo ocurrido. «Me pongo en el papel de madre y creo que es lo peor que te puede pasar en la vida». Concluía afirmando lo siguiente: «No gana ninguno».

Cabe recordar que en el especial de Telecinco, Kiko Rivera arremetió duramente contra su madre y aseguró haberse sentido toda su vida engañado. «Me han robado a sabiendas que me estaban robando», fue uno de los titulares de una noche repleta de revelaciones. El momento culmen se produjo cuando Jorge Javier Vázquez contó lo que sucedió el sonado 2 de agosto de este año en Cantora. Fecha clave en la guerra familiar y el detonante de todo el conflicto.

Telecinco

Ese día, Kiko descubrió que en la habitación de su difunto padre, Paquirri, estaban los trajes y las pertenencias del torero. Una realidad que según su versión siempre le habían ocultado. «Yo toda mi vida he pensado que ahí no había nada. Cuando he entrado ahí no había nada». 

«Me siento engañado desde el momento en el que mi padre se fue. Lamento que las cosas hayan sido así. No me he enterado hasta ese día. La historia es así, al menos la mía», afirmó. El marido de Irene Rosales promete respetar ahora la voluntad de su padre y llegar hasta el final: «Esto no puede suceder en ninguna familia».