Por segunda tarde consecutiva, Kiko Matamoros ha tenido que ser atendido por los médicos tras abandonar el plató de ‘Sálvame’ por encontrarse mal.


Últimamente, Kiko Matamoros no gana para disgustos. No han pasado 24 horas de su último susto de salud en pleno directo y esta tarde ha tenido que regresar a la enfermería de Telecinco, una vez más, por encontrarse mal.

El pasado 22 de abril, el colaborador fue el protagonista del juego de la pizarra que ocupa a los tertulianos en los últimos días. Entre todos debían analizar los rasgos de su personalidad y opinar, de la manera más sincera posible, si el madrileño les parece soberbio, trabajador, culto, egocéntrico… El programa se ponía en contacto con su exmujer, Makoke, para que también aportara los adjetivos que mejor lo definen. Ésta respondía que su expareja es «rencoroso, envidioso, muy soberbio e inseguro». Como cualidades positivas, destacaba que es «empático, muy culto y muy trabajador».

La intervención de la malagueña en el programa hizo que Kiko empezara a sentir molestias. Ante su malestar decidió retirarse unos minutos del plató. A su regreso a su asiento confesaba que tuvo que ser atendido por el personal médico de la cadena. «Se me había disparado la tensión, he vomitado bilis«, decía. Incluso había notado un «dolor de pecho» que suele darle «siempre que tengo una situación de tensión».

«Desde hace un tiempo se me ponen los nervios en el estómago»

Pero la situación ha vuelto a repetirse. Kiko volvía a abandonar el plató después de notarse raro. «Lo he visto mal, pero nunca hasta el límite de irse dos tardes consecutivas», lamentaba Carlota Corredera.

Después de su visita a enfermería, el colaborador ha confesado lo que le ha sucedido. «Desde hace un tiempo se me concentran los nervios en el estómago y me produce muchísimo dolor, un dolor horroroso. Esas son las cosas que me hacen querer mucho a la persona que está conmigo. Lamento hacerle daño y que por mi profesión pasen algunas cosas», explicaba.

Su compañero Kiko Hernández, desde casa, intentaba animarlo. «Eres parte fundamental de mucha gente que te queremos. Trabajas de lunes a domingo. Te veo a todas horas. No paras».

«Me molesta que se me traicione»

Matamoros ha confesado que lleva muy mal que salgan a relucir aspectos de su pasado. «Me molesta mucho que se me traicione, que se me mienta, que se lancen compromisos que además son públicos y me parece muy sucio ese juego. La única persona a la que le interesa esta guerra es a Makoke”. Lo que más le duele es que afloren asuntos de su relación con su ex por respeto a su actual pareja, Marta López. «Espero que lo sepa entender. No quiero hablar más».

Tras su momento de bajón se había puesto en contacto con su novia. Esta le dio palabras de consuelo: «Me ha dicho que no me preocupe, que esté tranquilo y que vaya al médico con ella mañana». Asimismo, ha aclarado: «Si no estuviera con Marta, mi reacción hubiera sido la misma”.

«Llevo con esto un año»

El madrileño, preocupado y con el semblante serio ha desvelado: «Llevo con esto un año. Y sé perfectamente lo que es. Es un problema que depende más de mí poder controlar o saber digerir mis emociones». Su compañera sentimental le da «libertad absoluta para tratar lo temas que haya que tratar» en el programa, pero él preferiría no tener que abordar constantemente su relación con Makoke delante de las cámaras de televisión.

«Si yo no quiero hablar de algo no es porque ella (Marta) me lo ha impuesto», ha aclarado. «Entiendo que para ella no es agradable y ya está. Antes no lo he hecho con potras parejas o otras personas porque hace tiempo que no me sentía tan enamorado. No había sentido tanto amor y tanto agradecimiento y es una mujer que ha arriesgado muchísimo y que está dispuesta a enfrentarse a todo por mí».

Si historia con Makoke es asunto del pasado

«Estoy, por decirlo finamente, hasta las pelotas de que se incumplan compromisos”, se ha quejado. “No me quiero convertir en su juguete para que ella haga caja”. Y es que, en su opinión, la colaboradora de ‘Viva la vida’ se agarra “a cualquier cosa” para salir a los medios.

Y es que, tal y como indicaba hace un día: «Ella está fuera de mi vida, pero fuera de verdad. No tengo absolutamente nada con ella, solamente una hija maravillosa. Me importa una mierda lo que pueda pensar de mí o lo que pueda pensar. Está fuera de mi vida».