La actriz comparte con Jesús Calleja varias de las reflexiones a las que ha llegado durante la situación de emergencia sanitaria.


Maribel Verdú se ha convertido en la invitado de lujo de Jesús Calleja en su nueva aventura de ‘Planeta Calleja’ en Santo Tomé y Príncipe. Recién entrada en los 50, la actriz ha abierto su corazón al presentador y se ha sincerado acerca de sus miedos e inseguridades. En medio de sus continuas charlas, la protagonista de ‘El laberinto del Fauno’ ha compartido con su compañero de viajes los malos momentos por los que pasó durante la pandemia y ha hecho una denuncia pública sobre el acoso que ha sufrido en la industria del cine.

Telecinco

Después de varios intentos por conseguir ir al programa, Maribel Verdú se ha iniciado en esta aventura con Jesús Calleja no solo por el destino elegido, sino también porque estaba ilusionado por conocer al presentador. La actriz reconocía que no estaba viviendo la crisis de los 50, aunque sí que se ha hecho profundas reflexiones sobre su edad y cómo esto puede afectar a su trabajo.

Enamorada de la naturaleza, así como de sus amigos, Maribel Verdú echaba la vista atrás y recordaba el mal momento por el que pasó durante la situación de emergencia sanitaria después de dar positivo en coronavirus. Según cuenta la actriz, se contagió al principio de la pandemia, coincidiendo con el día en el que celebraba su 20 aniversario con su marido, Pedro Larrañaga. «Estaba en Bélgica por un premio, lo pasé fatal, estaba con fiebre. Reservé en un restaurante un domingo para celebrarlo, llegué tan malita que me quedé en casa, anulamos y no salí más. Tenía mucha fiebre, lo pasé mal, sentí cosas que no había sentido nunca, había algo dentro de mi desconocido, eso lo notas. Por surte, no tuve que ir al hospital, no me tocó los pulmones», revelaba. A lo largo de todo este tiempo, Verdú insiste en que no ha parado de reflexionar sobre las situaciones que le ha tocado vivir y reconoce que al pasar la enfermedad se ha dado cuenta de que no necesita nada para ser feliz, tan solo se conforma con tener un techo y compañía.

«Este 2020, me han pasado las peores cosas de mi vida. He estado a punto de perder a dos de las personas más importantes de mi vida en menos de un mes. Con esto te planteas cosas en la vida, y mi vida está por encima de mi trabajo y cualquier otra cosa. Me han pasado cosas buenas también, perdí el miedo a las cosas difíciles. Cada año que pasa pienso que va a ser el último y puede que no me llamen. Soy mujer, tengo 50 años y no hay papeles para mí», cuenta.

Su lucha por la igualdad y las «barbaridades» que ha tenido que sufrir en la industria del cine

Telecinco

Tras su última afirmación, Maribel Verdú insistía en que la edad era un lastre para todas las mujeres, especialmente en su profesión porque considera que muchas de sus compañeras ha acabado retocándose para hacer frente a las exigencias de la industria. «Es difícil, tengo amigas que se frenaron en su carrera por eso sé que pasa. Creemos que hemos conseguido mucho y hemos conseguido muy poco, hay que seguir en la lucha por la igualdad», sentencia.

Tras esto, la actriz lamentaba que siempre tenían que ser las mujeres quienes debían aparecer desnudas en determinadas escenas en las películas, al contrario que los hombres. «Si hoy tuviera que decir que sí, diría que tendríamos que salir los dos igual», afirma de manera rotunda. Echando la vista atrás, y preguntada por Jesús Calleja, Maribel Verdú insistía en que no conocía a ninguna mujer que no haya tenido que soportar «barbaridades» por parte de algunos hombres.

«Yo tuve que llegar a juicio, fue cuando estaba empezando. Se aguanta constantemente, da tanto asco y tanta rabia. Hay veces en las que contestar y sacas tu carácter y otras en las que te quedas paralizada. «En el trabajo me ha pasado, ha habido gente muy influyente que te llama al camerino y te hace una proposición deshonesta con la que tienes que llamar a los compañeros, chicos, muy conocidos y decirles temblando que si me pueden acompañar. Se cortan si hay una presencia masculina. El movimiento ‘me too’ me pareció liberador, no soporto el abuso de poder extrapolándolo a cualquier espacio. Eso se ejerce mucho todavía, he tenido momentos delicados en los que se aprovechan de ti alguien en el que confías plenamente», narra con rabia.

Asustada por el hecho de perder a los suyos, a pesar de que no le tiene miedo a la muerte, Maribel Verdú tiene entre sus planes futuros un hacer realidad uno de sus mayores deseos. «Me encantaría dirigir una historia basada en un libro, no puedo decirlo porque estoy con los derechos. Algo de cine independiente, me interesa mucho la técnica, la imagen… quiero que todo sea súper cuidado. Son solo nueve actores y todos han leído el libro», cuenta la actriz.