La peor bronca de Kiko Rivera e Irene Rosales

Tanto tiempo juntos al final hace que la relación se desgaste. Prueba de ello es la última discusión protagonizada por Kiko Rivera e Irene Rosales

Pasar 24 horas juntos en una casa encerrados, con las cámaras grabando 24 horas y rodeados de compañeros con los que tienen mayor o menor feeling, puede provocar un gran desgaste en la relación. Eso es mismo lo que le ha pasado a Kiko Rivera e Irene Rosales, que han protagonizado una nueva discusión.

8Una broma de Kiko que le cuesta una discusión

Se encontraban en la cocina conversando tranquilamente. Fue entonces cuando el hijo de Isabel Pantoja bromeó con la posibilidad de que si volviera a ganar el privilegio de disfrutar de la suite se llevaría a Antonio Tejado como acompañante, en lugar de su mujer, Irene Rosales.

7Irene no se toma muy bien el humor de Kiko Rivera

Algo que no hizo ni pizca de gracia a la andaluza y le espetó: «Lo mismo si me toca a mí la comparto yo sola», bajo la atenta mirada de todos sus compañeros. Siguieron las bromas y retomaron la prueba semanal. Irene le recordó a Kiko cómo eran las normas de la prueba semanal y él se mostró indiferente y respondió con un simple “guay”.

6Irene abandona la cocina muy enfadada

5Kiko le sigue y le advierte sobre su actitud

Esa indiferencia hizo estallar a Irene Rosales, que le espetó: «Qué estúpido eres hijo. Más estúpido y no naces». Acto seguido esta se levantó de la mesa de la cocina y se fue directamente a su cama en la habitación. Kiko Rivera le siguió y muy enfadado le dijo: «Irene que sea la última vez que me insultas y menos delante de la gente, por favor».

4La andaluza no está pasando su mejor momento en la casa

Su mujer se mostró firme e impasible al enfrentamiento de su pareja, y le volvió a recriminar: «Y tú que sea la última vez que tú me hablas así como si yo fuera una rival. Me has tirado ahí dos o tres pildorazos y malas miradas».  Y añadió: «No soy ninguna rival. Te recuerdo que soy tu mujer y tu compañera».

3La pareja sigue enzarzada en una pelea y ninguno da el brazo a torcer

Kiko siguió en sus trece intentado y seguía respondiendo: «Pero no me tienes que insultar». Y añade: «Yo no te he insultado a ti. Solo he dicho «qué guay». Pero tú me has insultado». Un tira y afloja entre la pareja en que nadie daba el brazo a torcer: «Tú llevas pegándome pildorazos y mirándome mal un rato. Dices «Yo si gano esto elijo a otra persona». Anda y elige a otra persona».

2Al final, cada uno para su lado… y el tiempo ya dirá

El hijo de Isabel Pantoja quiso quitarle hierro al asunto: «Pero si eso es para reírnos. Venga ya Irene no digas tonterías, por favor. Que tú pareces también tonta». Acto seguido salió de la habitación murmurando para él mismo: «Qué tontería y que tontería. Con los pelos en los huevos que tengo yo ya». Mientras tanto, Irene Rosales se quedaba en la cama destrozada tras la discusión con su pareja.

1Eso sí, después de la tormenta… viene la calma