“¡Paga a Hacienda!”, le han gritado varios chicos que han interrumpido una conexión para insultar al colaborador.


Este lunes, a Kiko Matamoros le han sacado los colores en ‘Sálvame’. Uno de los reporteros de ‘Sálvame’ hacía un directo desde le restaurante de Javier Tudela en Madrid. El hijo de Makoke, que será padre por primera vez este año, vuelve a ser noticia después de haberse sentado en ‘Sábado Deluxe’ el pasado fin de semana. Allí se reencontraba con quien fue marido de su madre y con el que convivió bajo el mismo techo durante 20 años.

De manera inesperada, varios jóvenes irrumpían en pleno directo en ‘Sálvame’ para lanzar insultos a Kiko Matamoros a pleno pulmón. El reportero intentaba pedirles (sin éxito) que se alejaran para que no interrumpieran la conexión, pero parecía imposible detenerlos. Gritando, los tres chicos lanzaban las siguientes palabras al colaborador: “Hijo de p***” y exclamaban: “¡Paga a Hacienda!”

Telecinco

Desde el plató de ‘Sálvame’, Kiko Matamoros les respondía: “Esos los habrá mandado el papá. Pero no te preocupes, en eso estamos”. Además, les devolvía el insulto: “Y lo de hijo de tal, para el que te lo haya dicho que me lo digas, tontorrón, se lo aplicas. Que a lo mejor en tu caso a lo mejor aciertas si se lo dices”.

Telecinco

Minutos antes de que los chavales interrumpieran la conexión en directo para ofender a Kiko Matamoros, éste se rompía ante las cámaras al recordar la situación de un familiar. Alonso Caparrós contaba que estuvo a punto de quedarse en la calle durante la etapa en la que tuvo problemas de adicciones. Entonces, el madrileño apuntaba que se trata de un problema social “importantísimo» y que es responsabilidad de la administración hacerse cargo de quienes no tienen un hogar. Incluso criticaba que algunos partidos políticos hayan sido “muy insolidarios” con las personas sin techo.

El emocionado relato de Kiko Matamoros de un familiar que «vivió una situación extrema»

Con la voz entrecortada, admitía: “Me emociono porque me he acordado de un familiar que vivió una situación extrema como la que estamos hablando, un primo hermano mío”. Y añadía: “Acabó fatal el pobre. Le arrolló un tren, perdió una pierna… Nosotros le ayudábamos pero él tenía un problema. Es complicadísimo. Hay situaciones en las que las familias se llegan a saturar porque no hay respuesta”.