«Yo creo que se lo ha puesto muy fácil a la madre», ha reconocido el diestro.


Esta última edición de ‘Supervivientes’ nos ha permitido conocer de cerca a la mujer de José Ortega Cano, Ana María Aldón. El reality también nos ha mostrado el lado más vulnerable de Rocío Flores quien ha tendido la mano en varias ocasiones a su madre, Rocío Carrasco, para una posible reconciliación. El diestro se ha pronunciado con contundencia sobre este asunto lanzando un esperanzador mensaje.

Ha reconocido que tiene un especial cariño a la joven, también a su hermano David. «Les he visto nacer, se han criado con su abuela y les quiero muchísimo», reconocía durante su última intervención televisiva en Mediaset. Rocío Flores lleva siete años distanciada de su progenitora, un conflicto que el torero vaticina podría terminarse pronto. «Yo creo que se lo ha puesto muy fácil a la madre para que en cualquier momento o cualquier día le dé un beso y un abrazo», afirmaba. Asimismo, se mostraba rotundo y señalaba que se trata de un desenlace que no solo espera él, también «todos los españoles».

Ortega Cano ha elogiado, una vez más, la participación de su mujer en el reality más extremo de Mediaset donde ha destacado que ha sacado a relucir toda su verdadera personalidad con unos marcados valores. «Ha ido al reality para mostrar sus valores personales y cumplir su sueño. Lo está haciendo muy bien», indicaba.

La entrevista de la hija de Ana María Aldón

El torero, además, se ha pronunciado sobre la primera entrevista en televisión de la hija de Ana María Aldón, Gema. Ha confirmado que sabía que la joven se iba a sentar en ‘Sábado Deluxe’ ya que se lo comunicó ella personalmente horas antes de que sucediera. Ha afirmado que supo defenderse bien en plató ante las preguntas de los distintos colaboradores: «Estuvo bien, supo torear al nivel que ella podía hacerlo. La tocaron por varios sitios y supo contestar cosas muy reales. Lo hizo muy bien».

Asimismo, también ha hablado de su matrimonio. Acerca de si mantiene en ocasiones alguna discusión con Ana María ha dicho que siempre «hay alguna». Eso sí, buscan encontrar el término medio para evitar posibles conflictos. «Ella es una persona que ha encontrado una estabilidad muy grande conmigo y yo con ella», aseguraba. Unas palabras que cobran especial relevancia teniendo en cuento que lo inicios de su romance no fueron nada fáciles, tal y como él mismo ha confirmado, ya que Ana María se enfrentaba a una situación muy complicada expuesta también de forma mediática: «Es difícil cubrir el lugar de Rocío Jurado, es muy difícil».