El actor de ‘La que se avecina’ ya se encuentra muy recuperado tras haber permanecido un mes y medio ingresado en un hospital por culpa del covid.


Fue a principios de febrero cuando Jordi Sánchez, actor de ‘La que se avecina’ nos dio un enorme susto al ser ingresado en la unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Tuvo que ser ingresado al presentar un cuadro clínico grave: una neumonía derivada del coronavirus. Un mes y medio después abandonaba el centro, después de pasar un total de 24 días en un coma inducido después de ser contagiado de Covid-19. Ahora por fin vuelve a estar bien. Y por suerte no tiene secuelas físicas de la enfermedad.

«Después del coma inducido y la traqueotomía estoy muy bien»

«Estoy muy bien. Acabo de rodar una serie con Telecinco y una película. He tenido la inmensa suerte de no tener ninguna secuela, porque las hay, y coronavirus persistente. En ese sentido y después del coma inducido y la traqueotomía, pues estoy y me encuentro muy bien», ha explicado en ‘El programa de Ana Rosa’.

En su entrevista con Joaquín Prat, el actor ha contado que está muy ilusionado con su nuevo trabajo. Tras unos meses muy difíciles, vuelve a meterse en la piel de un personaje. Acaba de estrenar ‘Si yo fuera rico‘, una serie de televisión creada por Juan Ramón Ruiz de Somavía y Benjamín Herranzen el que interpreta al director de una sucursal bancaria que se quiere aprovecharse del ganador de un bote de 25 millones de euros. «El personaje tiene ese espíritu de banquero del negocio por delante, pero al final acaban siendo amigos», ha dicho.

Antes de enfermarse de coronavirus, Jordi Sánchez rodaba la serie de televisión ‘Señor, dame paciencia para Antena 3. El equipo tomaba «unas medidas rigurosísimas» para evitar que contagios entre los miembros del staff, pero él tuvo la mala fortuna de pillar rl virus. Ahora, para mantenerse en buena forma física y no tener ninguna secuela va al fisioterapeuta para ganar masa muscular.

Foto: La que se avecina

«El actor ya ve como algo lejano sus duros días batallando contra el Covid-19. Estás tan drogado que todo lo que sueñas te parece real. Es terrible. Pierdes la noción del tiempo y alucinas. Las alucinaciones son más fuertes que los sueños«, contó en el programa ‘El Suplement’, de Catalunya Radio.

Perdió ocho kilos tras pasar más de un mes y medio ingresado

«Siempre piensas que esto le va a pasar a otro y que no llegarás a este extremo. No me lo esperaba para nada. Soy prudente, pero son cosas que pasan», explicaría en el programa ‘Más vale tarde’. Allí reveló también que perdió ocho kilos durante el tiempo en el que estuvo enfermo- que califica como «un horror’, y que cuando le dieron de alta solo quería estar en su casa con su familia.

Días después de ser dado de alta del hospital, Jordi Sánchez hablaba con los medios de comunicación para contar su dura experiencia: «Me desperté muy triste y muy confundido, pero me han dicho que está descrito en medicina y se llama algo así como delirio de UCT”. A su malestar emocional se sumaban las dificultades para realizar actividades cotidianas. “No podía escribir, no podía ni andar. Todo el mundo estaba muy feliz porque había despertado, pero yo no entendía nada, si estaba hecho un cuadro. Ellos estaban esperando a que me sacaran del coma y yo estaba desesperado porque estaba hecho un desastre”.

Su experiencia tras despertar del coma inducido: “Pregunté si me había muerto o si lo había soñado”

“El coma inducido es un horror, porque te levantas súper confundido y no sabes si tus delirios son reales o no”, confesaba. Tan confuso se sentía que llegó a pensar que había fallecido y tuvo que preguntárselo al personal de la UVI que velaba por su vida: “Pregunté si me había muerto o solo lo había soñado, un espanto”.

“Todo fue muy rápido, me puse a escribir en dos días, y a los cuatro ya andaba. Me he tirado un mes comiendo por una sonda anasogástrica y tenía unas ganas de comerme un arroz… y ya me he comido unos cuantos. Estoy feliz de estar en casa, de andar por la montaña y de estar con mi familia y en mi sofá”, destacaba. “Estoy flojo de piernas, aunque ando cinco o seis kilómetros cada día. Tengo que ir al fisio a coger más masa muscular, porque ya estaba delgado por una dieta que hice por la serie que estaba grabando, ‘Señor dame paciencia’, y he perdido ocho kilos más”.