La colaboradora ha narrado una simpática anécdota con un juguete sexual que le regalaron y que le ha hecho pasar una gran vergüenza.


Mila Ximénez lleva ocho semanas aislada en su casa de Madrid y empieza a estar cansada. Tiene ganas de que todo esto pase y poder recuperar su vida. La colaboradora ha contado a sus compañeros de ‘Sálvame’ cómo ha superado el confinamiento, en los que se ha enfrentado a sus miedos y en los que ha tenido que superar el ‘síndrome de la cabaña’. Por suerte también ha tenido algún momento divertido. Uno de ellos tiene que ver con el juguete sexual femenino más vendido del momento: el satisfyer.

La sevillana conectaba con el programa de Telecinco por videoconferencia. Una semana más iba a dar su particular veredicto sobre los famosos que van al cielo o al infierno en su sección ‘El juicio de Mila’.

La colaboradora cuenta cómo ha sido su primera salida a la calle

Mila ha relatado cómo fue su primera salida a la calle después de 50 días metida dentro de su hogar. Cree que ha sufrido ‘el síndrome de la cabaña’, que es el miedo a salir a la calle que sienten muchas personas tras el confinamiento.»Me cagué. Me daba pavor salir. Abría la puerta ascensor y pensaba: bueno, mañana. No sabía ni cómo colocarme la mascarilla. Hacía cosas que no debía hacer, como tocarme la cara».

Después de tanto tiempo encerrada se le hacía extraño encontrarse de nuevo en entornos tan cotidianos como un supermercado. «Cuando entré en un supermercado fue como entrar en una tiende de juguetes. No me podía creer que pudiera coger todo lo que necesitaba porque antes todo lo había comprado online».

Al regresar a su residencia le dio un bajón enorme. «Cuando llegué a casa que llegué súper asustada. Me metí en la ducha y empecé a llorar y dije: se acabó el confinamiento, ya no puedo más».

Jorge Javier: «No podemos entrar en paranoias»

Al escuchar su testimonio, Jorge Javier Vázquez recordaba que «la sociedad está en caos. Ahora estamos en un momento complicado y tenemos que esperar. Me quedo con las ganas que tenemos todos de salir adelante, el saber que todo esto se va a acabar. No podemos entrar en paranoias, ni en histerias. Tenemos que poner de nuestra parte para continuar adelante. Esto no puede parar nuestras vidas».

Gema López, por su parte, entendía muy bien cómo se ha sentido Mila en su primera salida al súper. «Yo he estado cuarenta y tantos días en casa y solo salí a comprar. Y me costaba mantener la distancia. El no pegarte a la gente, el tener cuidado con lo que tocas… Todo eso lo tienes que aprender», ha comentado.