"Estoy hasta las narices de que cada vez que salga una mujer me preguntéis si me gusta". Chelo García Cortés no aguanta más el debate de su bisexualidad y que se especule sobre si está o no enamorada de Isabel Pantoja, quien ha vuelto a su vida después de años de enemistad


Tarde muy complicada la que ha vivido Chelo García Cortés en ‘Sálvame’. A raíz de una discusión con Rafa Mora se ha visto a la colaboradora en su versión más desgarrada y desconsolada. De hecho llegó a abandonar el plató fruto de los nervios. El detonante ha sido el recurrente asunto de su bisexualidad, después de debatir acerca de la
demanda que, presuntamente, Chelo García Cortés ha interpuesto contra Rafa Mora por asegurar que «le tiró la caña» a Isabel Pantoja.

La colaboradora entiende que supone una falta de respeto que frecuentemente se la relacione con otras mujeres, sobre todo con Isabel Pantoja. Aunque al principio ha intentado encajarlo con humor, al final se ha cabreado muchísimo: «Soy bisexual ¡y qué pasa! Llevo 29 años con mi mujer ¿¡que más queréis?! Además, nunca me gustó Isabel Pantoja ni tuve nada con ella».

Chelo García Cortés, desconsolada por los nervios

Fruto de los nervios ha acabado por romper a llorar y es cuando Jorge Javier Vázquez, Kiko Hernández y María Patiño han acudido a intentar consolarla, pero ha sido inútil:»Es que es siempre lo mismo, siempre lo mismo. Y mientras se siga hablando en este país, día tras día, de la homosexualidad y la transexualidad… Así no avanzamos», se quejaba amargamente.

«Estoy hasta las narices de que cada vez que salga una mujer me preguntéis si me gusta. Es que no sé quién creéis que soy porque siempre me estáis preguntando por lo mismo. ¿A qué a ti no te preguntan si te gusta todo el mundo», le decía a un Jorge Javier que la sujetaba por detrás.

Rafa Mora se dio cuenta de que debía sofocar la situación y se acercó para pedirla perdón, pero Chelo García Cortés no estaba por la labor: «Que no, que me dejes», mientras le esquivaba. Kiko Hernández, sin embargo, empatizaba con ella: «La entiendo perfectamente». Finalmente, unas cuantas lágrimas después, la situación se tranquilizó y los ánimos se templaron. Todos los colaboradores prometieron no volver a sacar un tema que a Chelo hace mucho daño. ¿Cumplirán su promesa?