Después de ser apartado del programa, el torero ha compartido un mensaje en las redes sociales donde habla de manera clara de sus prioridades.


Hace unas horas conocíamos los motivos por los que José Antonio Canales Rivera ha sido apartado de ‘Sálvame. Contra todo pronóstico, la dirección del programa ha decidido dejar de contar con sus servicios como tertuliano después de que el torero se negase a disfrazarse de ‘Spiderman’. Un cese temporal del que ha dado noticia el propio programa y del que él mismo ha explicado, con todo lujo de detalles, las circunstancias que propiciaron su desacuerdo con los responsables del espacio de Telecinco.

En su última aparición en el programa, al gaditano le pidieron que se disfrazase de Spiderman. «No entiendo muy bien lo que estás diciendo», respondió. La respuesta del equipo fue inmediata: «Te puedes ir para casa», le dijeron. Desde entonces no ha vuelto a ocupar su sillón como colaborador.

Las primeras palabras de Canales Rivera tras su cese de ‘Sálvame’

Tras explicar en detalle su encontronazo con la directiva, Canales Rivera se ha pronunciado por primera vez. A través de las redes sociales ha hablado alto y claro. Pocas palabras han bastado para dejar constancia de cuáles son sus prioridades en la vida. «Esto es lo importante, compartir y estar cerca de las personas que amas», ha escrito en su cuenta de Instagram. En su post se le puede ver muy sonriente junto a su hija, Carmen Guadalupe, nacida en 2007 y fruto de su relación con Mari Carmen Fernández

Instagram

Los hashtags que acompañan el breve texto del torero son especialmente significativos en estos momentos en los que tanto se habla sobre su inesperada marcha de ‘Sálvame’. «Familia«, «amigo«, «pareja«, «afición», «profesión», «siempre fuertes», «gracias», «afortunado«, «hijo», «tatata», «yosoytorero», «sonrisas» o «Marbella», destaca. Con ellos deja claro que, ante todo, están sus seres queridos, la gente a la que ama: sus amigos y su familia. Y que su oficio, ese con el que se ha ganado la vida desde muy joven, es el toreo. No la televisión.

De este modo, Canales Rivera ha dado unas contundentes y elegantes declaraciones después de vivir un episodio que, a día de hoy, sigue sin entender del todo. No lo han vuelto a llamar por no haber accedido a ponerse un atuendo de superhéroe con el que no se sentía identificado en absoluto….

«Me he negado a disfrazarme de Spiderman»

«A buen entendedor, pocas palabras bastan. Me fui para casa. Yo me he prestado a todo en ‘Sálvame’. Sé perfectamente cómo funciona el sistema. Yo en ningún momento me he negado a disfrazarme. Yo me he negado a disfrazarme de ‘Spiderman’. No me ha quedado más remedio que negarme a algo que no tiene ni pies ni cabeza. ¿Qué hago yo sentado en un plató de televisión, en un programa de máxima audiencia vestido de Spiderman? No me sentía identificado. Iba a sentir que hacía el ridículo». Así explicaba el pasado martes lo sucedido con el programa.

Instagram

El motivo por el que la dirección del programa le pidió que se disfrazara tiene que ver con la respuesta que dio a una joven llamada Miriam y que aseguraba haber tenido relaciones íntimas con él. Como prueba de su supuesto idilio enviaba a la redacción una imagen que había hecho al perro de Canales Rivera. También enseñaba pantallazos de los mensajes que podría haber intercambiado con el gaditano. En uno de ellos, el andaluz le decía: «Deja abierta una ventana que me pongo el traje de Spiderman y entro por la ventana«.

Esta fue la causa por la que se le solicitó sentarse en el plató con tan singular atuendo. Según la versión del programa, él accedió inicialmente a disfrazarse, pero luego se negó a hacerlo. «Se le comunicó que si no accedía a cumplir con su palabra se tenía que ir a su casa», ha explicado Carlota Corredera.

Telecinco

Canales Rivera ha dejado claro que entiende bien cómo funciona el mundo de la televisión. Se ha integrado muy bien en el medio y le ha cogido un enorme cariño a la mayoría de sus compañeros. «Ahora mismo yo me siento parte de ese grupo», ha reconocido. Acepta las reglas del juego, pero hay ciertos límites que no está dispuesto a cruzar: «Mikel me dijo que me fuera… Entiendo que si quieren ponerse en contacto conmigo se pondrán en contacto conmigo. Si no es así, asumiré… Yo de Spiderman no me voy a vestir».