La colaboradora ha dedicado una canción a su madre, Carmen Menéndez, de 76 años, que está confinada en su piso de Benidorm.


Belén Esteban ha sorprendido a la audiencia de Telecinco cantando a todo pulmón una canción especialmente dedicada a su madre, Carmen Menéndez, que está aislada en su casa de Alicante.

Antes de dar comienzo a su nueva sección de cocina, la colaboradora ha anunciado su deseo de entonar una melodía para su progenitora. «Tengo a mi madre que tiene 76 años y vive en Benidorm. Se la quiero mandar a mi madre y está sola. Va mi hermano Juan a llevarle la comida. Sé que canto muy mal, pero quiero cantar a mi madre y a toda la gente mayor que está en su casa», decía, emocionada. También se la ha dedicado «a la madre de Jorge, a la de Jesús Manuel, a la de Alberto, a la de Lydia». Y admitía: «Estoy nerviosa. Me da igual equivocarme y quiero que la gente mayor que está en su casa la cante conmigo. Canto fatal, pero me da lo mismo».

Jorge Javier Vázquez, al escuchar las intenciones de Belén, le ha pedido unos segundos extra antes de empezar a cantar. «Belén, España entera está pendiente de este momento. España está paralizada en estos momentos y va a ir a la nevera a coger cebada líquida o agua con misterio. Yo esta actuación la vería con agua con misterio».

Entona la canción ‘Madrecita María del Carmen»

Resuelta, y con más voluntad que capacidad vocal, Belén se lanzaba por unos segundos al mundo de la interpretación musical. Al final de su ‘performance’ se venía arriba y lograba el aplauso unánime de sus compañeros. «Es una canción de toda la vida y la gente mayor se la sabrá y quiero que la canten conmigo», detallaba.

El tema elegido por la ‘Princesa del pueblo’ era uno bien conocido por la generación de su madre: ‘Madrecita María del Carmen’, de Manolo Escobar. Un ‘single’ que le ha hecho darlo todo y soltar alguna que otra lagrimita. Y cuya letra dice cosas tan entrañables como ésta:

«Yo quisiera decirle a la gente
Lo que mi alma siente cuando pienso en ti.
Un amor que te besa en la frente,
Dulce y sonriente, contento y feliz.
Madrecita María del Carmen, en mi corazón
Se me vuelve tu querer cante campero
Y cantando te digo cuánto te quiero,
Flor bendita de mi vida y mi ilusión.
Un altar llevo en mi pecho ardiente
A la madre que me dio a mí el ser.
A esa mujer tan buena y valiente,
De inmaculada frente ceñida de laurel.
Madrecita María del Carmen,
Hoy te canto esta bella canción.
Con ella te brindo mi cariño,
Y lo mismo que cuando era un niño
En mis labios pongo el corazón»

Quiere irse de cena con sus compañeros de ‘Sálvame’

Ya nos encontramos en la sexta semana de confinamiento, y eso hace que los sentimientos afloren. Incluidos los de la colaboradora más querida de ‘Sálvame’, quien ha demostrado delante de millones de espectadores cuánto quiere a su madre. Belén está deseando que todo esto termine y reencontrarse pronto con sus seres queridos: «Nos vamos a abrazar y a besar y que los hijos siempre estamos con los padres».

Jorge Javier fue el primero en valorar su actuación. «Hay que decir que haces esto sin pasar antes por La Muralla». Belén confesaba extrañar a sus colegas. «Echo de menos hasta ir trabajar. Os echo de menos a todos vosotros. Cuando esto termine nos vamos todos de cena».

El presentador le ha preguntado cómo había reaccionado «la persona que está grabando». O sea, su hija Andrea Janeiro. «Riéndose», respondía la colaboradora. «Menos mal que queda alguien cuerdo en la familia», decía el de Badalona.

Enseña los imanes comprados en sus viajes por el mundo

Antes de terminar su intervención, Belén mostraba orgullosa el interior de su nevera, cuyos estantes albergan tomates, pimientos, lácteos y cervezas. También ha enseñado los imanes que tiene en la superficie de su frigorífico. «Tengo de Santiago, de Nueva York, de la Warner, de la Virgen de Regla, de la Virgen de Covadonga, de Túnez, Dubai, Bali».

Belén se despedía de sus compañeros recordándoles que está «muy sensible» y explicando ante la audiencia que últimamente le cuesta mucho conciliar el sueño: «Duermo muy mal». A pesar de los nervios y la angustia propias de este difícil periodo, la colaboradora cree que todo va a salir bien. «Sé que Dios nos va a ayudar en esto. Rezo todos los días y sé que esto se va a arreglar para bien de todos».