«No me merece la pena seguir con esto, no voy a dar pie a nada más», opinaba la hija de Terelu Campos.


El pasado sábado, Terelu Campos, después de semanas mostrando su hartazgo ante tantas polémicas en las que se ha visto envuelta su familia, hacía hincapié en que estaba en manos de Carmen Borrego y Alejandra Rubio poner fin a sus sonados encontronazos. Un día después, tía y sobrina han firmado la paz y han asegurado que iban a dar un paso más adelante en su relación para olvidar así el pasado.

Vídeo: Europa Press

Con el semblante serio a raíz de la información publicada en exclusiva por SEMANA en la que se relata con todo lujo de detalles la pelea que tuvieron tía y sobrina el pasado domingo en ‘Viva la vida’, Carmen Borrego explicaba que no estaba pasando por su mejor momento y se mostraba sincera al hacen hincapié en que quería que se acabaran todos los conflictos con su sobrina. «Por mi parte, lo único que va a haber es intentar tener un acercamiento. No vengo guerrera. En ningún momento había sido consciente de que había hecho algo que le había sentado mal a mi sobrina. Me hubiera gustado que cuando hubiera sentido eso me lo hubiera hecho saber. Tuve una conversación con ella y me voy a mantener en eso», comentaba la hermana de Terelu Campos.

La joven, con un semblante más relajado, insistía en que el domingo pasado ya le pidió disculpas a su tía por el mal comportamiento que había tenido con ella durante el programa de las tardes de los fines de semana de Telecinco. «No me merece la pena seguir con esto, no voy a dar pie a nada más«, sentenciaba la influencer. Ante esto, Carmen Borrego añadía que no quería que su sobrina a trabajar con tensión.

A pesar de que han mantenido una actitud muy diferente a las de la semana pasada, ambas han chocado en algún que otro momento. «No tengo ninguna tensión. Mi error fue no reírme de las declaraciones del otro día. No vivo con tensión siempre tengo felicidad, no tengo ningún problema», insistía la nieta de la veterana comunicadora. «Me alegro de que ella sea feliz», replicaba Borrego.

«Tendría que haber tenido más mano izquierda»

© Gtres

Alejandra Rubio ha indicado que no quiere seguir dándole bola a una situación que han arreglado desde hace semanas cuando se reunieron para hablar y poner sobre la mesa todos sus problemas. «Tendría que haber tenido más mano izquierda, tenía que decírselo en otro tono como si se lo hubiera dicho en una cena de Navidad si me habla mal, sentí que me estaba hablando mal», se justificaba Carmen Borrego. «Que tampoco piense la gente que le hable mal todos los días», intentaba arreglarlo la joven.

Para zanjar cualquier tipo de polémica, la hija de María Teresa Campos ha insistido en que cuando sale de un plató sigue con su vida fuera de la televisión. «No me siento desgraciada, no soy infeliz y no me pasa nada en la vida. Tengo una vida fuera«, sentencia. Ante esto, Alejandra Rubio ha querido insistir en que en ningún momento habló con Kiko Matamoros sobre los motivos de su enfado con su tía y quiere hacer hincapié en que los problemas no estuvieron relacionados con la enfermedad de su madre.

Carmen Borrego quiere que su sobrina sea libre a la hora de expresarse en el programa, aunque le pide que se expliquen bien las situaciones para que no se dé pie a malentendidos. Además, aclara que nadie puede echarle en cara que por los pasillos hable mal de Alejandra Rubio: «Doy un paso adelante y me olvido de lo que se ha dicho«. Por su parte, la hija de Terelu Campos insiste en desconfiar de todos los que le rodean.

Todo este asunto se produce pocas semanas después de que Alejandra Rubio y Carmen Borrego enterraran el hacha de guerra y se reconciliaran. Sin embargo, la última vez que coincidieron en televisión protagonizaron un importante desencuentro tras el cual la hija de Terelu terminó llorando. La tensión entre tía y sobrina era más que palpable en el ambiente, también en antena donde se dijeron frases como las siguientes: «Háblame en otro tonito» o «estoy muy tranquilita, pero puedo dejar de estarlo en este momento».