Quedan pocos días de agosto, pero el verano ni mucho menos ha terminado. Tras disfrutar de una impresionante masía en Menorca y de una lujosa villa en Tulum (México), Kiko Matamoros y Marta López Álamo han puesto rumbo a París para exprimir al máximo sus vacaciones. Allí la pareja está aprovechando para dar románticos paseos a los pies de la Torre Eiffel, pero también para probar exclusivos restaurantes. Aunque ojo, porque en su escapada no podían faltar paradas obligatorias como visitar el Museo del Louvre y el Museo de Orsay.

En principio, la mayoría de los mortales optamos por ropa más o menos confortable para hacer turismo, pero para Marta López Álamo, esto no es importante. Ella reza el lema de ‘antes muerta que sencilla‘ y lo ha vuelto a demostrar una vez más en la capital francesa.

Mientras que su novio ha preferido optar por la sencillez y se ha enfundado en unos vaqueros y una camisa amplia para afrontar el día cómodo, ella ha decidido estrenar un vestido de fiesta que bien podría funcionar en cualquier boda o evento importante. Eso sí, ha logrado su objetivo y no ha pasado desapercibida, ya que ha acaparado todas las miradas mientras posaba como una auténtica diva en las fotos.

Marta López Álamo presume del vestido de fiesta de Zara más buscado

De frente, de lado, de espaldas… No hay pose que se le resista a la influencer. Marta López Álamo ha querido lucir su nuevo vestido de fiesta, que además es de Zara, dentro y fuera del Louvre. Se trata de un diseño satinado de color amarillo que, como decimos, es de lo más elegante y sofisticado, ya que cuenta con un sensual escote asimétrico con tirante y un bajo con abertura en lateral.

Inesperadamente, Marta ha decidido combinar este vestido largo con sandalias planas, seguramente para no añadir demasiado formalismo a su look, aunque lo que sí se ha sumado son unas gafas de pasta de lo más chic. ¿Te atreverías tú a turistear vestida igual que ella? ¡Sigue bajando para verla!