Mar Flores está pasando unos días en Sevilla y desde allí nos ha dejado ver algunos de sus looks, como un vestido lencero de lo más original que además es perfecto para el otoño.


Sigue imparable. El verano ya ha acabado para la mayoría, pero Mar Flores continúa viajando de un lugar a otro. Estos días se ha dejado ver en Sevilla, a donde ha acudido a un evento familiar con un vestido de lo más favorecedor que además supone una reinvención del clásico vestido lencero.

Un vestido que ha triunfado en verano

Este verano los vestidos blancos han cobrado mayor protagonismo que en los anteriores y parece que eso se va a mantener durante el inicio del otoño. Las versiones lenceras, en tejidos como el satén también han estado muy presentes, pero Mar Flores ha dado con la fórmula para que un diseño en este color se convierta en una maravillosa opción para un evento familiar.

La modelo se decantó por un vestido de cuello redondo y toques de encaje en la parte inferior, una versión del vestido lencero, para sus días en Sevilla. Mar estaba en la capital hispalense para acudir al bautizo de la pequeña Alejandra, hija de Alejandra Flores, la sobrina de Mar, con quien esta mantiene una excelente relación.

Una celebración familiar en Sevilla

El vestido elegido por Mar, como decimos, se antojaba adecuado para una celebración de estas características, que la familia celebró en la intimidad. El diseño de Mar era de la firma catalana Tot-Hom, de su colección de alta costura, por lo que se trataba además de una pieza singular que no está disponible en la tienda online de la firma.

Como complemento, Mar Flores simplemente llevó unas sandalias planas con toques metalizados de la firma Rene Caovilla que acompañaban a la perfección al vestido sin eclipsarlo. El diseño elegido por Mar ya no está disponible en la web de la lujosa firma de calzado italiana, pero los modelos similares que sí lo están aún, rondan los mil euros.

La clave está en la sencillez

No obstante, el estilismo puede servir de inspiración para los próximos looks de eventos familiares, ya que solo hay que fijarse en tres claves: el largo midi del vestido, el calzado plano y la búsqueda de la sencillez en el conjunto. Esto último es lo que dota de elegancia a un look en el que podemos inspirarnos para buscar piezas similares en versión low cost.

En el caso de Mar, además encajaba con el entorno desde el que compartió algunas instantáneas de su visita a Sevilla. Y es que la modelo se alojó en el palacio de los mármoles, uno de los muchos e impresionantes edificios singulares que tiene Sevilla.