La diseñadora de moda flamenca ha querido ser la protagonista de la vuelta al cole más estilosa con un look de 10 que puedes copiar fácilmente.


Después de un maravilloso fin de semana de lo más flamenco en Ronda, donde sus hijos y su marido tuvieron un absoluto papel protagonista en La Goyesca; a Lourdes Montes no le ha quedado otra que volver a la realidad y ponerse las pilas para la vuelta al cole. Esta semana sus pequeños ponían fin al verano y comenzaban sus clases. Un plan que, de primeras, quizás no resultase de lo más apetecible pero que ella ha sabido hacerlo de tal manera que ha conseguido dejarnos a todos con la boca abierta.

Y es que, mientras nos podemos esperar que una famosa vaya mona a un evento, elija un look de 10 para una cena de amigas o acuda a una rueda de prensa con sus mejores galas; jamás nos podríamos imaginar que lograra enamorarnos con su estilismo para llevar a sus hijos al colegio. ¡Y Lourdes Montes lo ha conseguido!

El look ideal que Lourdes Montes ha elegido para la vuelta al cole de sus hijos

«Primera semana de vuelta al cole… ¿Qué tal lo lleváis? ¿Les cuesta mucho a vuestros hijos, la vuelta a la rutina? A los míos un montón. ¿Alguna recomendación?»; escribía la diseñadora de Mi Abril, la marca de moda flamenca que más triunfa en Andalucía,  a través de su cuenta de Instagram. Y lo hacía en una foto en la que posaba con el estilismo que ella misma había elegido para acompañar a sus hijos a su primer día de clase. Un look cómodo y sencillo pero extremadamente elegante y acertado que no hemos podido evitar copiar.

Se trata de un perfecto conjunto formado por lo que parece ser un mono negro fluido de cuello solapa, manga al codo y pantalones cortos (aunque también podría ser un dos piezas de camisa y shorts en negro); que Lourdes Montes ha combinado de manera brillante con un sencillo bralette blanco, que se intuía por debajo de la camisa; y unos elegantísimos stilettos de estampado de serpiente en tonos negros y grises con detalles de vinilo transparente. Un calzado de tacón no demasiado cómodo para comenzar la rutina pero que daba al look un toque chic que no podía gustarnos más. Sin lugar a dudas, un estilismo impecable que tú bien podrías llevar para salir a tomar algo o incluso para retomar el trabajo en la oficina. ¡Sirve para todo!