Sassa de Osma ha estado estos días dedicada a pasar tiempo con sus hijos y su marido, Christian de Hannover. La familia se ha dejado ver por las calles de Madrid con Ernesto de Hannover paseando y la peruana nos ha dejado varias lecciones de estilo con su look para este otoño.


Está considerada una de las mujeres más elegantes de nuestro país. Y Sassa de Osma deja patente por qué cada vez que se deja ver en algún evento o celebración. Pero en el día a día tampoco pierde su seña de identidad, porque apuesta por un estilo urbano que sabe bien llevarse a su terreno.

Madrid, su mejor escenario

La modelo peruana lo dejó claro estos días, cuando la pudimos ver de paseo por Madrid, ciudad en la que reside con su marido, Christian de Hannover y sus dos hijos, desde hace un tiempo. Precisamente hasta Madrid ha venido Ernesto de Hannover, padre de Christian.

El todavía marido de Carolina de Mónaco permanece ajeno a los rumores de una posible relación con Claudia Stilianopoulos, la hija de Pitita Ridruejo, y está centrado en su faceta como abuelo. Hannover acompañó a su hijo, a su nuera y a sus nietos en un paseo en el que, además, se le vio de muy buen humor, charlando entre risas.

Un paseo en familia por la ciudad

Los tres aparecían de lo más relajados, y eso también se aplica al vestuario que todos eligieron para este paseo con los niños. Tanto Ernesto como Christian de Hannover se decantaron por un atuendo cómodo, a base de camisa, pantalón cómodo y holgado y zapatillas deportivas.

Lo mismo hizo Alessandra de Osma, Sassa, como suelen llamarla los amigos. La joven se decantó por unos vaqueros, unas zapatillas y un jersey. Un atuendo muy normal y muy habitual en las calles de la ciudad. En su caso, el punto de modernidad se lo dio con la forma de los pantalones. La joven apostó por los de pata de elefante, que esta temporada están en todos los armarios.

Un toque de color

Lo completó con un jersey verde lima que le favorecía y que ponía el toque de color a un estilismo relajado, ideal para un paseo con niños por el parque. Remataban el conjunto de Sassa de Osma unas zapatillas deportivas de colores claros que le permitían no tener problema a la hora de seguir los pasos de sus hijos por el parque.

Por último, por si bajaba la temperatura la joven contaba con un chaleco, una de esas prendas que nos cuesta incluir en nuestro vestidor pero que en días como estos, en los que la temperatura fluctúa, pueden ser de gran ayuda para no coger un resfriado.