La colaboradora de ‘Salvame’, que siempre suele acertar con sus estilismos, ha patiando en sus dos últimos looks. ¡Una lástima!


Estamos acostumbrados a verla con bonitos vestidos de inspiración boho, con botas de tipo cow boy y con jersey, camisas y kaftanes sueltos y llenos de vuelo. Gema López si algo demuestra con cada una de sus apariciones en televisión es que ella tiene un estilo propio y muy personal; que ella sabe muy qué se pone en cada momento y que siempre acierta. O casi, pues sus últimos dos looks no han logrado convencernos lo más mínimo. La colaboradora más presumida de Sálvame ha dado un giro de 180º a sus estilismos y ha patinado por completo. Dejando a un lado las prendas de corte bohemio y hippie ha querido dar la bienvenida a vestidos de algodón, de corte juvenil y con dibujitos. Una decisión que no entendemos muy bien y que no nos apasiona demasiado.

La periodista solía llevar este tipo de estampados y eslóganes en camisetas la mar de divertidas. Durante el verano pudimos ver cómo las combinaba con pantalones vaqueros, logrando crear looks informales pero bastante acertados.  Sin embargo, ahora que ha llegado el otoño y que las temperaturas son más bajas, la comentarista de Telecinco ha optado por llevar estos dibujitos en los vestidos más básicos. Una decisión que no nos convence y que creemos que no le favorece tanto como nos gustaría.

¿Por qué creemos que Gema López ha patinado con sus dos últimos looks?

Aunque nos duela reconocerlo, creemos que Gema López ha patinado de lo lindo con sus últimas decisiones estilísticas. Y no, no nos referimos ha que ha patinado artísticamente como la polémica deportista olímpica Tonya Harding; si no más bien a que ha cometido un error fashionista. O  mejor dicho, dos. La colaboradora madrileña ha acudido dos días seguidos a los platós de Mediaset con un estilismo que, aunque le sienta bien (ella puede defender hasta una bolsa de basura), no es tan bonito como querríamos. Los vestidos que ha elegido en sus últimas apariciones en televisión no nos parecen elegantes ni adecuados para el momento. De hecho nos resultan demasiado informales e infantiles; demasiado poco profesionales. Son vestidos más propios de una niña de sexto de primaria que está deseando pasar al instituto que de una aplaudida periodista.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Estáis de acuerdo con nuestro punto de vista o, por el contrario, creéis que el nuevo estilo de Gema López es mejor que el anterior? Sea como sea, lo cierto es que nosotros estaremos contentos con su forma de vestir si ella lo está.