Comidas y cenas de empresa, Nochebuena, Nochevieja… arranca una temporada llena de eventos con un objetivo común: ser la mejor vestida del lugar. Te traemos ocho vestidos  fruncidos para ser la invitada perfecta


Vestidos coloridos, negros, plateados, estampados, lisos… largos, o cortos, cortísimos, así son los vestidos que te proponemos para estas fiestas. Eso sí, todos drapeados o fruncidos y de Zara. La tienda de Amancio Ortega nos ofrece infinidad de opciones para todos los gustos. Todos los vestidos van desde la talla S a la XXL y están disponibles tanto en tienda; como en la web de la marca, porque son de temporada. 

Los vestido drapeados fueron tendencia en los años 90

Aunque no son novedad, están arrasando como nunca. Y no nos extraña porque sientan de maravilla. Es más, son prendas diseñadas para estilizar la figura, por eso sientan bien a todos los tipos de cuerpos. Lo mejor de nuestra propuesta es que sus precios son aptos para todos los bolsillos. Eso sí, si fichas alguno no tardes en conseguirlo tanto en la web, como en las tiendas físicas. ¡Están arrasando y se agotan muy rápido!

Con los vestidos fruncidos se pueden disimular fácilmente las zonas que más nos preocupan por el exceso de volumen: el pecho, la cintura o la cadera. Si tu objetivo es disimular la tripa, elige uno que tendrá el drapeado en la cintura y acertarás seguro. Por lo tanto, es la opción más acertada para lucir un modelito ajustado pero que no quede excesivamente apretado. Y es que otra de las grandes ventajas de esta prenda es que normalmente están confeccionados con telas flexibles, asegurando la comodidad. ¿Un plus? Los vestidos cortos con drapeados hacen un perfil muy atractivo y favorecedor.

Son muy fáciles de combinar 

Si eliges este tipo de vestido para tu fiesta, solo necesitas un calzado sencillo porque el vestido es el auténtico protagonista del outfit. Puedes completar en look con zapatos de tacón destalonados (para dar un toque de sofisticación al conjunto), botas altas; planas o de tacón, de estilo cowboy, botines de plataforma o incluso zapatillas deportivas. Remata el estilismo con unos pendientes y un bolso a tu gusto y, ¡qué empiece la fiesta!