Más que rivales, Eugenia Martínez de Irujo y Tana Rivera hacen el tándem perfecto. Porque si hay algo que a las dos les sobras es clase y estilo. No en vano Cayetana, a sus 22 años, es digna heredera del espíritu flamenco y sevillano que tanto le gustaba a su abuela: la duquesa De Alba. Porque no hay nada más andaluz que un traje de faralaes. De hecho, si hay un evento que La Casa de Alba no se pierde es la cita con la feria de Abril.

Este año, como no podía ser de otra forma, la hija de Eugenia ha tenido un papel protagonista por partida doble. Primero, porque fue Madrina de Honor durante la Exhibición de Enganches de la Maestranza de Sevilla; donde lució un elegantísimo vestido verde aguamarina (midi en crepe de seda) del diseñador y estilista Enrique Rodríguez Hidalgo. Y, segundo, porque la hemos podido ver vestida de flamenca, junto a su madre. Dos mujeres, que comparten elegancia y compiten en estilo. ¿Quién luce mejor el traje de flamenca? (Tienes las imágenes en nuestra galería).

Eugenia Martínez de Irujo y Tana Rivera: quién lleva mejor el traje de ‘gitana’

Madre e hija se lo han pasado en grande en la feria, que este sábado llega a su fin después de una semana de festejo, disfrute y, sobre todo, un gran desfile de estilismos de flamenca después de dos años de cancelaciones por la pandemia. La fiesta está a punto de terminar pero Eugenia y Tana ya han lucido dos trajes de flamenca que pasaran a la historia por ser impecables y muy parecidos: una en rojo y otra en azul.

El de Tana era de la firma de Miabril de Lourdes Montes,- actual mujer de su padre Fran Rivera, quien a su vez es expareja de Eugenia-. Su diseño, con lunares pequeños en color negro sobre un fondo azul turquesa. Es un vestido ligero con medias mangas terminados en volantes y con cuello en forma de pico. Es de talle bajo, ciñendose hasta media pierna donde vemos tres volantes con caída. La joven, que sabe cómo hay que vestir y qué complementos son imprescindibles, ha añadido el clásico mantoncillo en color morado y ha rematado el look flamenco con una gran flor rosa sobre la cabeza.

Eugenia, por su parte, estaba radiante con un diseño rojo con lunares negros a contraste, mantón azul celeste ,- a conjunto con el vestido de su hija- y también una gran flor en el pelo en rojo pasión. Su vestido estaba firmado por Rocío Peralta.

Los dos modelitos eran especialmente llamativos y ponen el relieve el buen gusto de ambas a la hora de vestir. Sí, madre e hija comparten el mismo estilo y además a las dos les sienta la ropa a las mil maravillas.