De vez en cuando, el cuerpo nos pide dejar de lado los estilismos sencillos y arriesgar lo máximo posible. Para esos momentos en los que necesitamos sentirnos sexys, apostar por mini vestidos, es nuestra mejor baza. Anabel Pantoja lo sabe y aprovecha siempre que pueda para lucir palmito.

En esta ocasión se ha decantado por el eterno negro, el icono de la elegancia, para acudir al plató del programa de Telecinco, ‘La casa de los secretos‘, donde ejerce de colaboradora especial y, lejos de pasar desapercibida, se puso un vestido que quita el hipo. Es de la firma ‘Però‘, que también ha conquistado el armario de Violeta Magriñán o Cristina Pedroche, entre otras.

Se trata de un diseño metalizado combinado con mate, asimétrico con manga jamón con caída y pliegues en la zona de los hombros. Los puños son entallados y abotonados. El tirante es fino y destaca por dejar al descubierto la zona de la espalda y por ser corto, cortísimo. Su precio es de 160 euros y lo puedes encontrar su espacio web. El estilismo es perfecto para definir la silueta y resaltar más sus curvas.

El peinado impresionó tanto como el vestido, por eso para la ocasión llevó un look muy refinado con el cabello recogido en una coleta larga con raya en medio y dejando caer sobre su rostro un mechón de su flequillo en forma de ondas al agua. Una obra beauty del estilista Daniel Fortaña. 

Anabel Pantoja: explosión de sensualidad y sentimientos

Telecinco
Telecinco

La sobrina de Isabel Pantoja volvió ayer al plató de ‘Sálvame’ tras doce días de ausencia donde se ha volcado de lleno en los cuidados de su padre, que sigue ingresado con pronóstico grave en el hospital Virgen Rocío de Sevilla. Pese a no estar pasando su mejor momento, Anabel reapareció en su programa siendo la primera invitada de ‘La cápsula’. Es una nueva sección donde los colaboradores tendrán que rememorar los momentos que más han marcado sus vidas.

La prima de Kiko Rivera tuvo que volver a su infancia y hacer un camino en solitario por toda su vida: desde su niñez, hasta su boda y reciente separación con Omar Sánchez: «Es un tío que no me merezco. A veces digo: ¿Qué he hecho? Que me he separado, que todo se ha ido al garete», decía visiblemente emocionada, mientras un pantallón gigante recorría su historia de amor desde los inicios, hasta el fatal desenlace.

Dentro la cápsula, Anabel también recordó el paso de tu tía por la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), -uno de los episodios más doloroso de su vida sucedidos entre 2014 y 2016-. «Si sabía que la quería, ahí me di cuenta de que la quería muchísimo más. Hice lo que estuvo en mi mano.», confesó con los ojos bañados en lágrimas. Sin duda, una tarde llena de emociones donde apostilló que su único fin en la vida es ser feliz: «No creo en la felicidad 100% ni en el amor eterno al 100% ni en la vida al 100%. Creo en ser feliz cada día. Lucharé por ser feliz cada día».