¿Arrugas en los ojos? Nunca más

Las arrugas en los ojos sí o sí aparecen con el paso del tiempo. Conocidas por todos como “patas de gallo” por la forma que toman al instalarse en la zona orbital del ojo, son producto de la edad y de los gestos repetidos al reír, guiñar, hablar,… De ahí que se integren dentro de lo que llamamos arrugas de expresión. Además, la genética también influye en su aparición, ya que hay pieles más propensas que otras a padecerlas. 

Las arrugas en los ojos sí o sí aparecen con el paso del tiempo

¿Cómo puedo evitar las arrugas en los ojos?

La mejor forma de evitar las arrugas en los ojos es la prevención; de ahí que sea muy importante usar desde los 20-25 años un contorno de ojos. Y lo debemos aplicar mañana y noche haciendo un leve tapping. O lo que es lo mismo,  presionando suavemente con las yemas de los dedos alrededor del ojo como si se tratara de un tambor.

Otro de los gestos preventivos más eficaces, es usar gafas de sol siempre que haya mucha luz. Cuando es intensa, sobre todo en los ojos más claros o fotosensibles, se tiende a fruncir el ceño y la mirada. Si además se tiene tendencia a las bolsas, los parches intradérmicos que se adhirieren al contorno del ojo durante 15 minutos, son muy eficaces para refrescar la mirada.

La mejor forma de evitar las arrugas en los ojos es la prevención

Lo mismo ocurre con los antifaces de gel con efecto frío que se guardan en la nevera. Éstos, a su vez, ayudan a combatir la fatiga después de una larga jornada frente al ordenador. ¿Qué no tienes a mano ninguna de las dos cosas? Puedes utilizar dos rajas de pepino gruesas (ricas en vitamina E) y colocarlas directamente sobre los párpados. En Finlandia, utilizan también piedras basálticas frías con el mismo fin y excelentes resultados.

Cómo actuar cuando aparecen

Cuando las arrugas en los ojos son evidentes, hay más opciones. Además de practicar los gestos anteriores, para atenuarlas, existen muchos tratamientos en cabina con aparatología que obran milagros. Como el nuevo Hydradermie Eye Logic que hemos incorporado. A través de las corrientes galvánicas oxigena, regenera, tonifica e hidrata la piel. Y posibilita que los principios activos aplicados penetren en la piel más profundamente y con más rapidez.

Se trata de un protocolo cuyos resultados se aprecian desde la primera sesión y que es un auténtico SPA para la mirada. Además del efecto cosmético, su acción es drenante y ayuda a eliminar toxinas. Realiza un lifting en profundidad gracias a tres maniobras estudiadas para tonificar el contorno ocular e incluye un masaje especial en 6 pasos que descansan la zona y aporta un bienestar inmediato. Todo un regalo para tu mirada.